El discurso ordenadito a través del no-debate

Temas que tratará el siguiente artículo:

Collège de France. Michel Foucault. Los calzoncillos de Foucault. El orden del discurso. Clarín. 678. TN. Claudio Fantini. Alica, alicate. “Coki” Ramírez. Canal 7. Zócalos. Ego de los Ex-Progres. Lanata. Viva la pepa.

Estamos en el Collège de France. Michel Foucault se sube al tabique del aula para impartir su clase. Es la primera que va a dar. Pone sus papeles en el escritorio. Toma un poco de agua, servida en un vaso. Y se acomoda los calzoncillos, que los tiene medio apretados.

Finalmente, se presenta frente a una multitud de masas, que son sus alumnos, y con entonación inicia su charla: “En el discurso que hoy debo pronunciar, y en todos aquellos que, quizás durante años, habré de pronunciar aquí, hubiera preferido poder deslizarme subrepticiamente. Más que tomar la palabra, hubiera preferido verme envuelto por ella y transportado más allá de todo posible inicio”. Alguna que otra autoridad del colegio, canoso y decrépito, presta con atención a lo que dice el recién iniciado profesor de la cátedra. “El deseo –continua Michel- dice: «No querría tener que entrar yo mismo en este orden azaroso del discurso; no querría tener relación con cuanto hay en él de tajante y decisivo; querría que me rodeara como una transparencia apacible, profunda, indefinidamente abierta, en la que otros responde- rían a mi espera, y de la que brotarían las verdades, una a una; yo no tendría más que dejarme arrastrar, en él y por él, como algo abandonado, flotante y dichoso». Y la institución responde: «No hay por qué tener miedo de empezar; todos estamos aquí para mostrarte que el discurso está en el orden de las leyes, que desde hace mucho tiempo se vela por su aparición; que se le ha preparado un lugar que le honra pero que le desarma, y que, si consigue algún poder, es de nosotros y únicamente de nosotros de quien lo obtiene». El canoso ya se pone dudoso.

“Pero quizás esta institución y este deseo no son otra cosa que dos réplicas opuestas a una misma inquietud: inquietud con respecto a lo que es el discurso en su realidad material de cosa pronunciada o escrita; inquietud con respecto a esta existencia transitoria destinada sin duda a desaparecer, pero según una duración que no nos pertenece, inquietud al sentir bajo esta actividad, no obstante cotidiana y gris; poderes y peligros difíciles de imaginar; inquietud al sospechar la existencia de luchas, victorias, heridas, dominaciones, servidumbres, a través de tantas palabras en las que el uso, desde hace tiempo, ha reducido las asperezas”. Finalmente, prosigue con lo siguiente: “He aquí mi hipótesis que querría emitir, esta tarde, con el fin de establecer el lugar –o quizás el muy provisional teatro- del trabajo que estoy realizando: yo supongo que en toda sociedad la producción del discurso está a la vez controlada, seleccionada y redistribuida por un cierto número de procedimientos que tienen por función conjurar los poderes y peligros, dominar el acontecimiento aleatorio y esquivar su pesada y temible materialidad”. Un par de estudiantes, con una rápida interpretación de lo que oyen, le disparan con una mirada feroz y desafiante al abuelito que anda ahí sentado, mientras este traga saliva.

No pretendo dar una crítica a las instituciones educativas (cosa que lo haría con mucha educación, cuac), pero sí hablar del “orden del discurso” que hay en los medios. Hoy en día, el campo periodístico en la Argentina es tan particular, que si Pierre Bourdieu hubiese sido testigo, se cagaría de risa.

El campo periodístico de hoy es una enorme torta. Una torta que esta siendo cortado justo a la mitad. Y al cortarlo a la mitad, nos quedarían dos porciones gigantes. Esas dos porciones son Clarín y 678.

“El Grupo Clarín excede largamente las dimensiones aceptables y, si bien es más plural que los medios estatales, ha utilizado y utiliza su aparato periodístico en defensa de intereses políticos y corporativos. Francisco de Narváez [monopolizame, monopolizate] ha puesto su grupo de medios al servicio de sus objetivos políticos, mientras que el matrimonio de los Kirchner redujo al servilismo al periodismo de los medios estatales y también al de los medios privados que viven y se enriquecen de la pauta oficial”. Este comentario pertenece a Claudio Fantini, publicado en una revista que lleva como portada a “Coki” Ramírez, con el título “¿Quién es esa chica?”.

Es verdad que Clarín expone distintas visiones de la realidad. Supuestamente ese es el objetivo del programa A dos voces, conducido por Macelo Bonelli y Gustavo Sylvestre (porque claro, “a dos voces” ¿se entiende?). Sin embargo, al terminar el programa, los títulos de TN destacan aquellas respuestas que, según su criterio, más le compete a sus pretensiones: les conviene, por ejemplo, resaltar más las pronunciaciones de Carrió que las de Agustín Rossi. Es decir, las dos voces son iguales, pero uno es más igual que el otro.

En cambio, Canal 7 (me niego a llamarlo TV Pública) muestra una variedad de curiosidades culturales, pero una cierta ineficiencia a la hora de respetar las visiones de los otros. 678 es el caso más paradigmático. No me parece mal que haya un programa kirchnerista, o K, en el canal público. Pero sí me parece mal que se le otorgue ciertos espacios en la misma: le agregaron media hora más a cada emisión, tienen repeticiones y, como frutilla de postre, tienen el especial de domingo. El “che, correte” que le hace ese canal a los que piensan distinto se hace notar.

Las estrategias de Clarín para satisfacer sus necesidades mercantiles y políticas (aunque el segundo, generalmente, esta a la servidumbre del primero) son las mismas que realiza 678 para enardecer el espíritu K en los televidente. El ejemplo más claro son los zócalos:

LEY DE CONTROL DE MEDIOS K (Bis)

LEY DE DEMOCRATIZACIÓN DE MEDIOS (Bis)

POLEMICA POR NUEVOS FERIADOS

CRECE LA IMAGEN DE CRISTINA EN LAS ENCUESTAS

HORROS EN SAN ISIDRO

OTRO DÍA DE BUENAS NOTICIAS

Y así.

El impacto de esos textos reiterativos, todos escritos con letras mayúsculas, es tan imperativo que no ceda espacio alguna a la reflexión a priori. ¿Por qué la Ley de Medios es K o democrática? Porque lo dice el titulito y ya ´tá.

El modo que informan Clarín o TN sobre ese mismo tema, o este quilombo reciente llamado Papel Prensa, nos pone muy inseguros. Pero en el programa de Diego Gvirtz, realizaron un informe que me provocó nauseas. Un informe referido al “Ego de los ex-progres”. Consistía en deslegitimar a Lanata, Tenembaum y Caparrós, considerados como referentes del periodismo independiente y activista, a través de archivos descontextualizados. Frases como “Me tienen harto con la dictadura”, pronunciada por El Gordo, han tenido una manipulación tan vergonzosa, que de por sí, los cortes que aparecen en medio del archivo clarifican el hilo de las cuerdas. (¡Fah!, que metáfora me mandé).

Eso no fue lo que dijo Lanata. Lanata dijo que le tenía harto que el Gobierno le diera prioridad absoluta al tema de los desaparecidos, y no le de importancía a cuestiones relacionadas como la desnutrición y la inseguridad.

En definitiva, el modo en que Clarín y Canal 7, al igual que los amigotes de ambos, ordenan sus discursos es por medio del no-debate. En realidad, no hay ideas ni argumentos. Es pura repetición. “Ley de Medios K” vs. “Ley de Democratización de Medios”. Una y otra vez. Parecen loros. Pero las chicanas tiene su espacio en los medios: si 678 dice que La Nación fue cómplice de la Dictadura, La Nación se hace el boludo y no dice nada. Si La Nación publica un artículo sobre el negocio redondo que hizo Gvirtz con 678, 678 le responde… que La Nación fue cómplice de la Dictadura.

El argumento está muerto. Porque como dijo Foucualt, todo está controlado, seleccionado y redistribuido. Pero lo más llamativo, es que ambos bandos se auto-proclaman como referentes del debate. El debate es, en realidad, ideas, argumentos, intercambios. No una cosa que dijo uno para tirarnos en la cara, como hacen los zócalos.

¡Basta de chicanas! Aportemos ideas. Viva la Pepa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s