Caballeros de la libre expresión

En la edición de hoy, martes 29, la portada de Tiempo Argentino publicó como título principal una cita de la Nilda Garré. Típico de los medios K, y que los medios opositores se tientan en utilizar, en donde los titulares son cubiertos por una cita sin aclarar el autor, confundiendo de este modo el dicho con el hecho.

En la editorial del diario ya mencionado, escrito por Roberto Caballero, se señala lo siguiente: “Si la vara para medir la libertad de expresión es que Clarín llegue o no al kiosco, cualquier desprevenido puede creer que durante los siete años que duró la dictadura cívico-militar, la libertad de expresión funcionó a pleno en la Argentina porque Clarín y La Nación no dejaron de aparecer ni un solo día mientras los que desaparecían bajo las botas eran periodistas y trabajadores. Estos dos diarios publicaron 2555 ediciones, de manera ininterrumpida, sin mencionar que se arrojaban opositores vivos al mar”.

Aquí hay un punto a tener en cuenta: el discurso sobre la dictadura. Un comentario del YouTube, referida al video sobre la intervención a la charla de Alicia Carranza, dijo lo siguiente: “primero eso de seguir encapsulado los sufrimientos/problemas o la cuestión de DDHH en general, en el pasado: ya está che, rompan con eso!!! Fue una buena estrateKia”. Yo le respondí esto: “me parece necesario seguir profundizando la Dictadura, pero sin monopolizar su discurso”. Al igual que el Gobierno, Caballero utiliza la Dictadura en medio del hecho como una salida rápida a la hora de argumentar. No es que yo esté en desacuerdo acerca de lo que escribió sobre la relación del diario con los milicos. Pero me pone en duda si realmente él pretendió decir eso o busca un muro que tape ciertos temas que son las que estan en cuestión, como el método de la protesta.

Hay que tener presente que, desde que los camioneros de Moyano han c0laborado con las manifestaciones de los despedidos de Clarín, la obstrucción de la circulación de los diarios se hizo presente. Método que los ex-delegados nunca recurrieron anteriormente.

Continua Caballero: “No es bueno que los diarios no salgan a la calle, y esto incluye a Clarín, opinemos lo que opinemos sobre su línea editorial, hoy bastardeada por sus accionistas. La democracia necesita que la tolerancia de todos beneficie también a los intolerantes. Pero por un minuto, yo invito a todos los que leen a que se pongan en los zapatos de los trabajadores que hace ocho años son víctimas de una persecución ilegal, junto a sus familias. No seamos aliados del miedo ni de la prepotencia: detrás de un trabajador que reclama desde hace tanto tiempo, lo único que hay es una empresa que no sabe o no quiere escuchar.”

Como escribí anteriormene, ciertas figuras inclinadas al oficialismo limitarían el tema en base al motivo del conflicto. Qué es válido, pero no cuando no se pretende dar un debate serio sobre la libertad de expresión. Ya lo ha hecho Carlos Tomada con anuncios de tipo “Escuchar los reclamos es defender la libertad de expresión” o “No es sólamente reclamar la libertad de expresión, es también reclamar la libertad de expresión de los trabajadores”. Este conflicto lleva alrededor de seis años de duración. Para Caballero, son ocho.  Lo mismo que duró la gestión de los Kirchner. El Gobierno se enteró ayer del conflicto.

Finalmente, Caballero aclara: “No se puede asumir como propio el discurso falsamente victimizado de un oligopolio que atenta cotidianamente contra la libertad de expresión de verdad. ¿O no es el Clarín de Magnetto el que se niega a aceptar la Ley de Medios de la democracia, y añora la Ley de Radiodifusión de Videla? ¿O no es el Clarín de Magnetto el que se opone a subir a la grilla de Cablevisión a CN23, Paka Paka, Telesur e Incaa TV? ¿O no es el Clarín de Magnetto el que desconoce una resolución oficial y sigue brindando ilegalmente Internet a través de Fibertel? ¿O no es el Clarín de Magnetto el que impide saber si Felipe y Marcela Noble son hijos de desaparecidos? ¿O no fue el Clarín de Magnetto el que hundió al diario Perfil en 1998 con su competencia desleal en el manejo con los anunciantes? ¿O no es este grupo y sus gerentes los que  son investigados en la justicia por presuntos delitos de lesa humanidad en el traspaso accionario de Papel Prensa? ¿No es este Magnetto el mismo que está siendo investigado judicialmente por entrevistarse con el torturador de los Graiver antes de que la picana se posara sobre los genitales de Lidia Graiver?”.

En mi columna titulada “Bloqueando palabras”, anuncié que todos iban a llenarse la boca de libertad de expresión en forma conscientemente parcializada. De hecho, este mismo diario no publicó en su portada sobre la situación del bloqueo en la edición de ayer. El mismo que deja a un costado la resolución judicial a favor de Perfil sobre la distribución de la pauta oficial. El mismo que no comenta de la situación de Cabal 9 y la curiosa llegada de Páka-Páka en el mismo. El mismo en donde no puso en tela de juicio el tardío avivamiento de De Vido para ordenar el levantamiento de FiByeTel (sic) sin ningún juez como mediador. El mismo que no habla sobre el patetico accionar de Télam a la hora de informar.

¿Hay algún caballeroso que pueda hablarnos en serio sobre la libertad de expresión?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s