El Diablo de tu corazón

¡La puta madre que los re-mil parió! ¡¿Por qué nos cuesta tanto amor?!

Hay que sacarse el Diablo de nuestro corazón. Porque eso es lo que nos hará feliz. Porque no puede estar peor. Porque el Verdadero odio es el que nos lleva al Amor.

Odiar no es tener asco.

Odiar nos lleva a sacarle el Diablo a Buenos Aires. Teniendo asco no.

Y sí. Nos puede dar asco Buenos Aires. Pero seguirá dándonos asco y su Diablo estará encerrado en la bóveda cardiaca.

Pero igual, parece que sacarle el Diablo a Buenos Aires no es PRO. Porque si es sacarse el Diablo haciendo una imitación de Freddy Mercury, estamos hasta los huevos.

Somos chicos pobres, de allá del interior. Del interior que queda lobotomizada involuntariamente por el monstruo gigante que es Buenos Aires, cuyo Diablo no se saca.

Esa mitad de Buenos Aires que nos da asco. Que siguen apostando por el individualismo, la xenofobia, el desempeño plástico-burguesa, la costumbre fashion, el conservadurismo extremo e incoherente, la mirada moral-economicista, etcétera, etcétera, etcétera, etcétera y otros tantos.

Da asco la mitad de Buenos Aires.

Ahora, ¿solamente nos debería dar asco la mitad de Buenos Aires?

¿Esa mitad está resguardad por una ciudad que le tiene miedo sacar el Diablo de su corazón? ¿El Diablo sólo esta encerrado en Buenos Aires?

Buenos Aires Ciudad.

Hey, ¿qué hay de la provincia?

La provincia es el lugar donde Daniel Scioli se sienta sobre su trono. Figura clave para junta votos. Alguien que defiende, a rajatabla, la disminución de la edad de la imputabilidad. Alguien que en toda su carrera tranzó con el menemismo y que hoy no se ha caracterizado por defender medidas progresistas que el propio Gobierno ha salido a materializarlo, como el consumo privado de marihuana o el matrimonio igualitario. Tampoco faltaba más el asco que uno debería tener la Policia Bonaerense, que ni siquiera es defendida por los medios oficialistas. Alguien que fue candidato testimonial (si acusamos a Macri de ser la anti-política, ¿qué serán las candidaturas testimoniales  entonces?). Alguien que se hace boludo sobre un tema tan delicado como es el de Luciano Arruga, el segundo desaparecido en democracia, donde la lupa está puesta -¿está puesta por la Justicia?- sobre los propios sujetos que deberían impedir la delincuencia, pero que por conveniencia hacen todo lo contrario. Y aún así, las medidas de Scioli no parecen ser una basurita en el ojo en gran parte de los votantes de esa provincia y apoyan a su actual gobernador.

¿No debería darnos asco la mitad de la provincia de Buenos Aires?

Pero vayamos desde más al Interior. Yo  nací en Córdoba. A pesar de que mi tonada no lo delata. Pero vientos persiguen a la ciudad sobre la Córdoba combativa. Ya desde sus orígenes cuando Cabrera se cagó con lo que le mandaron los de la bancada española y se tomó su desvío, la ciudad ha sido encarnada por una fuerza que se combatía con las calles como escenario. Hoy, desde el ochenta y tres, la mitad de los cordobeses ha elegido a partidos conservadores. Los mismos que aceptaron la entrada de los countries, una Legislatura vallada, con la misma impunidad a la policía con Código de Faltas de por medio, la creación de cuasi-guettos autodenominados barrios-ciudad, etc.

¿Me da asco la mitad de Córdoba?

El año pasado descubrimos quién era Insfrán. Pero su cuestionada relación con los pueblos originarios no empezó con la represión. Ni terminó hay. Ya se sabía cómo sus punteros llenaban de camiones no sólo de aborígenes sino a todos los que viven debajo de la línea de pobreza. Ni hablar de la situación en el acceso a la salud pública. Como así tampoco la xenofobia presente. Ese mismo, que también tranzó con el menemato, lleva cuatro mandatos como gobernador y dos como vice. Y aún así tiene apoyo popular

¿Nos debería dar asco la mitad de los formoseños?

Algún vecino por ahí prefiere a los hermanitos Rodríguez Saa. ¿Nos dan asco la mitad de los que viven en San Luís?

¿Y Gioja con su mega-minería salpicada de cianuro? ¿Nos da asco la mitad de San Juan?

¿Nos debería dar asco la mitad de la República Argentina?

No.

Simplemente hay que pedirles que saquen el Diablo de su corazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s