¿Corpacci o Bazán?

El debate sobre la existencia o no de cianuro en los emprendimientos de la Alumbrera genera entrecruces interesantes, pero riesgoso si pretende abarcarlo como la síntesis de toda la polémica sobre la mega-minería. 

Impacto Ambiental de Alumbrera (1999), difundida en las redes sociales.

El sábado pasado, el programa Televisión Registrada (TVR) transmitió un informe sobre el debate de la mega-minería. Inevitablemente, hizo su crítica a la cobertura de TN sobre la represión que hubo en Tinogasta. Allí, señalaron con el dedo al notero Julio Bazán sobre ciertas proclamaciones que hizo en vivo, con micrófono a mano, al aducir que los camiones que estaban presentes y listos para entrar al pueblo catamarqueño estaban transportando cianuro. Luego, el informe tomó fragmentos de distintas declaraciones que hizo la gobernadora Lucía Corpacci afirmando que la Minera Alumbrera, empresa encargada de explotar el yacimiento Bajo La Alumbrera en suelo provincial, no utiliza dicho químico.

El reportaje cierra la idea con un comentario magister dixit de Víctor Hugo Morales mostrando dos caminos a elegir. O creerle a Julio Bazán o creerle a Lucía Corpacci. La disputa se reduce a esos dos bandos, llámese el Gobierno por un lado y el Grupo Clarín por el otro. Vox populi para los pro-mineros que realizan los cortes totales y con cómodo espacio en el informe para proclamar las “mentiras” del periodista. Ningún comentario para los que realizan los cortes selectivos, ni hablar.

La encrucijada “Cianuro sí – Cianuro no” es una parcialidad inviable a la hora de debatir sobre los peligros de la minería a cielo abierto, según los que emprenden la lucha contra la misma. No sólo porque estos emprendimientos sí o sí requerirían del uso de químicos peligrosos para poder separar las partículas diminutas de oro con la piedra, sino que además se estaría dejando de lado todos los demás peligros que generan estas actividades, como las filtraciones en los diques de cola, la destrucción de montañas mediante activación de explosivos, la cantidad de agua que se gasta en el proceso, etc.

De cualquier manera, la disputa sobre si Alumbrera utiliza o no cianuro está presente. Algunos  comentarios que he recibido por parte de aquellos que participan de la lucha en Catamarca sostienen que no se utiliza cianuro, pero sí están convencidos que contamina. Sin embargo, hay indicios interesantes para seguir echando leña al fuego sobre esta duda pretensiosa.

Las redes sociales, y reflejada por algunos medios, difundieron una página de Impacto Ambiental, hecha hace trece años y sellada por la Secretaría de Minería de la provincia, donde se revela que en la mina se han utilizado 700 toneladas de cianuro de sodio por año, y que la misma es clasificada como “sustancia tóxica y/o infecciosa”. Dicho informe fue hecho a fines de los años noventa. Hoy, tanto la gobernadora como la empresa, en su página web, sostienen que no utilizan cianuro para el tiempo presente.

Se puede pensar que el cianuro es un uso pretérito por parte de la Alumbrera.

Sin embargo, el domingo pasado apareció una de las sorpresas periodísticas de la semana. Se trata de una entrevista que realizó Eduardo Anguita para el semanario que él dirige, Miradas al Sur, que difícilmente pueda ser tildada como un hermanito menor de la corpo. La persona entrevistada se llama Héctor Nievas. En 1998 trabajaba en la misma secretaría. Allí detectó la presencia de filtraciones que aparecían en los diques de la empresa, poniendo en riesgo las aguas subterráneas. Cuando Anguita le preguntó si era verdad de la inexistencia de cianuro en dichos emprendimientos, Nievas respondió lo siguiente:

“Sí, en realidad, probablemente lo que ha generado confusión es que en el proyecto inicial de este yacimiento pensaba utilizarse cianuro. Posteriormente se cambió, se pasó a una técnica de flotación. O sea, que en el gran volumen, no se utiliza el cianuro de sodio como elemento para recuperar el oro. O sea, que ellos flotan el cobre y hunden por flotación el oro, que recuperan por técnica gravitacional. Es decir, que por mayor peso específico, se van separando partículas de oro. Lo que puede suceder, y eso verdaderamente no lo sabe nadie, solamente lo sabrán ellos, es si en la etapa final, en la etapa de limpieza, se utilizan pequeñas cantidades de cianuro, porque es necesario que el oro esté en estado totalmente puro para ser fundido y volcado sobre lingoteras. Pero bueno, eso siempre ha sido negado sistemáticamente por la empresa; y a esa parte de la planta del edificio, nadie ingresa, por lo que es muy difícil de verificar”.

De cualquier manera, y es importante recordar, no todo se reduce a la perplejidad de la existencia de cianuro o no en una mina. Lo que sí se debe resaltar es que el reduccionismo que se hacen hacia la búsqueda de la verdad basado en la alternativa Corpacci o en la alternativa Bazán  es una mirada bastante cianurada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s