Profundizar “la profundización del Modelo”

Este año, se corre la alternativa de poner bajo la lupa el modelo extractivista agro-minero. Mientras que los mandamases nacionales de arriba se entusiasman con algo llamado HAHB 4.

Si uno tuviera la posibilidad de tomar las portadas de todos los diarios del país del viernes pasado, en donde el discurso de Cristina se convirtió en la principal noticia, y decidiera enlistar los temarios que se eligieron para resaltar lo más importante de la maratónica exposición de la presidenta, posiblemente terminaría de formar la siguiente lista: más vigilancia en los subtes y cruce con Macri, defensa de la política ferroviaria, vuelos a Malvinas, crítica a la lucha de los docentes, uso de más fondos de la Reserva Federal para pagar la deuda,  reforma al Código Civil, recaudaciones de YPF y eliminación de ciertos resabios de la Ley de Convertibilidad.

Sin embargo, a los matutinos les faltó, no sin intención parece, mencionar un punto del discurso que nos llevaría directo a una verdadera profundización en el modelo.

En realidad no fue ninguna novedad. Ya en Tecnópolis lo anunciaron (mientras exponían vagones de TBA que andaban bien y estaban al pedo). Pero quizás lo noticioso sería la reiteración de nuestra mandataria en insistir en esto como un avance.

Estamos hablando del descubrimiento de un gen capaz de permitir a los cultivos ser resistentes a la deshidratación, o sea a la sequía.

El exitoso experimento consistió en la extracción de un material genético particular de la planta de girasol, cuya función consiste en que el vegetal tolere las llamadas “situaciones de estrés”. Con este gen, ya patentada a nivel nacional bajo el nombre de HAHB 4, se le permite insertarlo en otros cultivos para mayor resistencia. El proyecto estuvo bajo el comando de la investigadora Raquel Chan, integrante del Conicet, junto con la Universidad Nacional del Litoral. También participaron de este proceso científico la empresa Bioceres, una empresa encargada de gestionar inversiones para este tipo de proyectos, cuyo director titular es Gustavo Grobocopatel, uno de los personajes cuya riqueza ha ido in crescendo de la mano de la soja.

Este descubrimiento, que encima su desarrollo experimental se hizo en la provincia de Santa Fe, cuyo gobernador Hermes Binner no se ha caracterizado por tener una visión irrisoria al glifosato, ya mantiene expectativas comerciales. Bioceres ya planea junto con la corporación norteamericana Arcadia la comercialización de estas semillas indomables, genéticamente adulteradas, a partir de los próximos tres años. De hecho, ya tienen marca y todo: Verdeca. Primero, se empezará por la venta en países en donde los cultivos de soja son muy fuertes, o sea en todo nuestro continente, y luego serán presentadas en los países que se acostumbran a comprar este tipo de cultivos, o sea China e India.

La propia Raquel Chan señaló para Diario Uno acerca de los alcances del Verdeca: “Dentro de unos años esto va a generar un aumento de la riqueza enorme que para el Estado puede significar mayores impuestos, además de las regalías que se obtendrían por el uso de la propiedad intelectual correspondiente. Hay que aclarar que esto es propiedad del Estado, nosotros somos empleados del Estado y como en cualquier ley de patente lo que genera un empleado es propiedad del empleador”.

La licenciada en Ciencias Políticas, Tamara Perelmuter, escribió en una nota para el portal web Marcha, señalando las implicancias del mismo: “Es interesante recordar, que en el ejercicio del monopolio concedido por los derechos de propiedad intelectual, las empresas semilleras desarrollan una tendencia a explotar el mercado al cobrar precios más elevados. En algunos casos, a los agricultores se les exige hasta un 25% de la cosecha en pago por el empleo que hacen de las semillas, lo que implica un alto impacto en los costos, trasladados, cuando es posible, a los consumidores, y un serio riesgo para la subsistencia de los pequeños productores”.

Mientras Cristina había felicitado a Chan “por su inteligencia y por ser mujer”, al ser la guía de este “gran acontecimiento”, el discurso impregnado en cuanto a este trabajo argentino se distancia de aquel que mantenía en el conflicto agrario del 2008, cuando consideró a la soja como un “yuyo”. Hoy, la solución para corregir la “yuyez” de la soja se soluciona con la “transgenización”.

“Ya la introducción de las semillas transgénicas ha llevado a que los productores no puedan reproducir tan fácilmente sus semillas y deben adquirir los insumos necesarios para la producción. A esto hay sumarle que las legislaciones de propiedad intelectual obliga a los agricultores a utilizar semillas registradas con lo que varias actividades que forman parte de las diversas tradiciones de sistemas de semillas diversificadas, comienzan a tornarse ilícitas: la producción y el intercambio local de semillas no controladas de variedades que en muchos casos no han sido liberadas no formalmente; la reposición de la diversidad genética tras un desastre; el mejoramiento vegetal participativo, basado en la diseminación informal de nuevas variedades (no liberadas formalmente); la organización de ferias de semillas, cuyo fin es compartir materiales seleccionados o adaptados localmente”, remarca Perelmuter sobre el impacto que esto generaría en los encargados directos de la producción agraria.

La disonancia entre el uso de recursos fertilizantes más naturales y saludables para el consumidor y la adulteración del genoma de los alimentos no se reduce sólo a esta polémica. No debemos olvidar que cuando se habla de soja, el monopolio verde de la Argentina, se habla de todo el negociado que concede a esto y la puja por obtener las tierras, ya sea en la quema de pastizales para aprovechar los suelos a posteriori o el despojo a campesinos y pueblos originarios de sus hogares. Incluso se ha llegado a casos extremos donde han generado asesinatos, teniendo siempre al fantasma de la soja detrás de las mismas: Roberto López, qom y militante de la Corriente Clasista Combativa en Formosa, y Cristian Ferreyra, campesino e integrante del MoCaSE en Santiago del Estero.

En el 2008, la polémica por la soja dentro de la agenda fue siempre una cuestión de recaudación para el Gobierno, de ahí el lanzamiento de la resolución 125 para implementar retenciones móviles. Si arrebatarle fondos a los sojeros hubiera aligerado la transgresora situación que forja estos yuyos, no sabría decirlo. Sin embargo, ya se sabe que el Supuesto Modelo, como lo define la Revista Barcelona, se ha limitado siempre al ver la soja como un número recaudatorio. Si recaudar genes, recauda fondos, el Proyecto va en viento en popa. Argumento similar para los que defienden la mega-minería: si se recauda más explosivos y químicos para la lixiviación, recauda más fondos. Es la maniobra del Progreso.

Este año, se llevará a cabo en Córdoba, y por primera vez en nuestro país, el primer juicio contra el negocio de la soja. Se trata de la materialización judicial de la lucha por el barrio Ituzaingó Anexo contra las fumigaciones sojeras que se emprendieron  en dicha zona. A su vez, se trata de un hecho particular en Latinoamérica, ya que son muy raros los casos de fumigaciones emprendidas en zonas urbanas. El juicio todavía no tiene fecha, pero se espera hasta en el mes de mayo. Con esto, más la lucha que se emprenden contra las actividades de la mega-minería, ya se estaría hablando de un avance en el cuestionamiento al modleo agro-minero.

Profundizar la profundización del modelo proclama la necesidad de una reflexión seria sobre cuál es el rumbo que pretenderá el país en seguir adelante si se quiere mantener bajo esta modalidad económica. A esta altura, la disonancia entre la visión económica oficialista a nivel nacional y el mensaje de las campañas televisivas de De La Sota, con un trío de agrarios preguntándose quién los defendió siempre en aquel 2008 (“Y… José Manuel”, respondían siempre) no resultaban ser tales en la praxis. Y ahora tampoco en lo discursivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s