Malvinas, sin manto de neblinas

Hace un mes atrás en Facebook, escribí lo siguiente: “Voy a hacer la gran Lanata. Me tienen harto con el tema de Malvinas. Me tienen harto. Ahora me van a decir que me compraron los ingleses. Sir Lea Ross, ¿no?”. Pero ahora, dos miradas particulares, una escrita por una leyenda del rock internacional y otro de un Nobel de la Paz, me han hecho estar más interesado en el tema. A 30 años de la nefasta guerra (como todas las guerras), estas dos miradas serán republicadas por este blog a continuación. Y desde ya, apoyo la iniciativa de la presidenta de mantener el diálogo diplomático por la recuperación de las islas, a diferencia de muchos facebookianos que desbordan con la propaganda bélica o de los insoportables “el que no comparte tal fotito, es un inglés”.

“Es hora de demandar para la paz y buscar un compromiso, y no seguir insistiendo en la victoria”.

FOTO DE ARRIBA: Póster en homenaje a los veteranos de Malvinas con frase de Eva Perón, hecha por una agrupación estudiantil progresista nacional.
FOTO DE ABAJO: Llegada de las tropas norteamericanas en la isla de Iwo Jima en 1945. La difusión masiva de dicha imagen le sirvió al gobierno de EE.UU. de aquel entonces como propaganda. La mitad de esos soldados murieron en combate; la otra regresaron a su pais y fueron olvidados por el Estado.

(…) La historia de las Islas [Malvinas] es la historia de dos monarquías colonialistas enfrentadas, Inglaterra y España. Así que las posiciones actualmente en conflicto entre Gran Bretaña y Argentina son la herencia triste de las, ahora muy desacreditadas, políticas imperiales de los monarcas europeos del siglo XVI.

Las islas estuvieron deshabitadas durante unos millones de años antes del siglo XVI y probablemente sobrevivirán la extinción de la raza humana para millones más. La tragedia de 1982, cuando 900 vidas jóvenes fueron perdidas, fue causado por la locura de dos líderes políticos, Galtieri y Thatcher, ya que ambos perdían las rienda del poder y usaron el conflicto como una distracción. Un comentarista chileno describió en aquel tiempo la situación como “dos hombres calvos que luchan por un peine”.

Ahora, treinta años más tarde, el sonido de agitación de los sables es creciente otra vez. No soy un político o un diplomático, y no tengo una verdadera solución, pero soy un convencido que es hora de demandar para la paz y buscar un compromiso, y no seguir insistiendo en la victoria. Al final del día lo que realmente importa es que no caiga más sangre derramada sobre el altar de las aspiraciones imperiales de los reyes muertos.

Roger Waters (el texto original en inglés aquí).

●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●

“Las Malvinas son argentinas y la Argentina también”.

(…)

Terminamos enredados en  discusiones interminables, como sobre la guerra de las Malvinas a 30 años, y todo lo que significa para nuestro pueblo. Surgen diferencias sobre la soberanía argentina. Grupos de ex-soldados reclaman el reconocimiento de las autoridades. Grupos de  intelectuales  se manifiestan unos a favor de los kelpers, al derecho de autodeterminación, sin evaluar en qué consiste. Otros,  en defensa de la soberanía argentina. Pocos tienen la sabiduría de profundizar en el análisis e historia de nuestro pueblo.

Hace un día, un amigo me dijo: – Tienen que ver el Tratado de Torrecillas y allí comprobarán que las islas Malvinas fueron territorio español y después, de la independencia, de Argentina por derecho propio.

(…) Por favor pongámonos de acuerdo en algunas cosas básicas:

Las Malvinas son Argentinas y la Argentina también.

El país  no tiene soberanía nacional y esa situación la estamos sufriendo. El gobierno pedalea en la bicicleta de piñón fijo, sin poder avanzar y construir nuevos paradigmas de vida para el pueblo. Un país que no tiene capacidad de decidir sobre sus recursos y empresas base, es un país sin soberanía. Los que deciden el curso del país y toman las decisiones son  los de afuera, que se comen a los de adentro.

La voracidad es infinita, como  las empresas mineras, YPF,  el agua, y el triste recuerdo de Aerolíneas Argentinas que fuera desmantelada por IBERIA y que todavía nos duele. Pongámonos de acuerdo, por lo menos en las cosas básicas.

Hay que apoyar al gobierno en el reclamo sobre las Islas Malvinas, Georgias y Sándwiches del Sur y asumir el compromiso de continuar la lucha hasta lograrlo, tanto a nivel nacional,  internacional y con el apoyo latinoamericano.

Esto va más allá  del gobierno democrático de turno, es una causa nacional, no significa  ser obsecuente con el gobierno, hay que apoyarlo  y luchar  para que el país no fracase y recuperar la soberanía  nacional. Si fracasa el gobierno, fracasamos todos.

Debemos reclamar al gobierno políticas que permitan recuperar la soberanía nacional, los recursos y bienes naturales, las empresas estratégicas  para disponer de la capacidad de decisión soberana. Las redes ferroviarias, con un nuevo diseño en función del desarrollo integral del país y no la estructura actual agro-exportadora heredada de los ingleses, obsoleta y decadente.

El desafío es  construir un  proyecto de país viable, que hoy no existe, la política que se lleva adelante  es el neoliberalismo aggiornado que nos está fagocitando y el clientelismo político que no resuelve el problema de la pobreza y el hambre.

Estos cambios son posibles y debemos superar nuestras limitaciones y apoyar al gobierno en bien del pueblo y  tener claro que las Malvinas son Argentinas y la Argentina también. Es el camino de un proyecto nacional y popular, más allá de las palabras y las buenas intenciones.

Adolfo Pérez Esquivel (el texto completo aquí).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s