Críticas de cine: Sombras Tenebrosas y A Roma con Amor

SOMBRAS TENEBROSAS

Este filme desencuadrado es la comedia más negra, y verde, de Tim Burton. Si Alicia en el País de las Maravillas se asemejaba más a su ópera prima hiper-infantil, La gran aventura de Pee-Wee, aquí se aparenta a su segunda obra, Beetlejuice, aunque más directo y menos alegórico. Johnny Depp encarna a Barnabas Collins, un emprendedor inglés del siglo XVIII que recibe la maldición de una bruja para convertirse en vampiro. Dos siglos después de ser sepultado, se reunirá con su familia para llevar adelante su vida y buscar un modo de quebrantar el hechizo. El filme conforma una sintonía dispareja, como pretender acumular tramas de distintos episodios en uno solo (precisamente, la peli es la adaptación de un serial de los sesenta). Aunque más que tramas, son modos de emprender una historia. Se abre y se encierra mediante una conjunción cristiana de qué tan sagrada es la sangre, entrando en una densa presentación trágica. En el medio, se moldea la indecisión de buscar su propia identidad cómica. Por momentos, Burton se toma el lujo de sacar provecho a la disparidad intercultural: la idea de un vampiro en una fogata de hippies es genial. Pero a la vez, toma una línea apegada a los placeres sexuales más explícitos. El vampirismo deja de ser una alegoría de los peligros de la lujuria, para pasar a ser una explicitación que termina mofandosé de la cultura gótica, más que revindicarlo por su estética. Por más que la mansión Collins tenga su peso en la obra, aunque su apreciación arquitectónica es más superficial que la que podría haber hecho el director de Sweeney Todd, no es lo suficientemente grande como para abarcar a tantos personajes, ya sea humanos o monstruos, a tal punto que no tienen su tiempo y espacio propio. Una película tan degustable y pasajera, como chupar con mucha sed el cuello de un obrero constructor, aun con su notable improlijidad expuesta, como la que tendría Barnabas al cepillarse los dientes. Pero en algo coincidimos: McDonallds es el Diablo.

××× Un logro con algunas penas

●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●
A ROMA CON AMOR

Hay algo insoportable en esta etapa que vive Woody Allen. Y es su intensa lucha interna en evitar que su Cine se transforme en Turismo. Todas las ciudades tienen muchas historias para contar, pero el paisajismo como fondo peligra en enarcarlos en historietas más particulares que universales. A Roma con Amor es la más peligrosa de todas. Pero hay que reconocer que su frescura impide en ser un filme pasajero. Un policía de tránsito, cuya existencia en el filme es para justificar el argumento, nos comenta que él observa que la capital italiana tiene mucho para contar. Algunos más mágicos que otros. La primera es desigual: dice que habla de una historia de amor entre jóvenes, y concluye con una ducha en medio del escenario. El segundo, una pareja paisana de casados, enredados en amores platónicos en medio de la gran ciudad. El tercero, el genial Roberto Benigni que de un día para el otro es perseguido por paparazzi, aunque su momento de lujo será su última secuencia. Y finalmente, Alec Baldwin regresa a su barrio natal y reconstruirá su amor casi posible, que al revés de Benigni, tendrá un comienzo extraordinario pero su placer caerá lentamente como la torre de Pisa. A pesar de los momentos inservibles de la obra, hay un cierto agrado de ver nuevamente al director de Annie Hall frente a cámara, con sus comentarios hiperbólico, neurótico y directo, como así también las encrucijadas freudianas expuestas por su esposa. A Roma con Amor es una de Allen como Sombras Tenebrosas lo es para Tim Burton, momentos en donde directores con identidad propia toman sus gustos más para el disfrute durante una vuelta de reloj. Igual para un espectador al salir de la sala. Eso sí: la Penélope Cruz de rojo, y con voz tana, es tan apreciable como una grande de muzza.

××× Un logro con algunas penas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s