Crítica de cine: El Sorprendente Hombre Araña

LA VENTANA INDISCRETA

 

El aporte estético-espectáculo de la película Matrix consistió en la puesta de escena de los FX a partir del mantenimiento de una toma móvil y giratoria. Es decir, una imagen hecha por computadoras, en donde se esquivaba balas, mientras una hipotética cámara giraba alrededor de los protagonistas. Sam Reimi trasladó esa mirada para crear su trilogía del Hombre Araña, para que uno pudiera perseguir al arácnido por los edificios, sin cortes “reales” de por medio, mientras se tejía una trama que los hermanos Wachowski no envidiarían. La versión que se estrenó este año retoma más al clasismo, aunque sin ser un tendencioso del mismo, que a la espectacularidad “matrixada”.

El filme comienza con un quiebre spielbergiano. Un Peter Parker infante que no logra comprender el abandono por parte de sus padres y quedar bajo el resguardo de sus tíos. Allí, pasamos a un estudiante secundario (Andrew Garfield), con la fotografía, el skater y la ciencia como hobbys. La búsqueda por descubrir la verdad paterna será el desencadenante para recibir la picadura de la arañita infectada genéticamente y convertirse en el enmascarado de la ciudad. Que a su vez, llevará al amanecer, bajo la respuesta a un algoritmo (situación ilustrativa para la Teoría del Caos), de un super-villano con forma de lagarto gigante.

El director Marc Webb, quien debutó en el cine con un gran filme romántico como es 500 días con ella, toma conciencia de la contaminación que dejó la saga de Reimi en el espectador. Pero no requiere mucho trabajo para hacer un filme de atinada puntería. El respeto a la trama original, como a la vez ofrecer un cierto dilema sobre la semilla del mal (algo que el director de Arrástrame al Infierno le tardó ocho años en averiguarlo) basta con lograr atrapar al ojo de la butaca en forma más sencilla que capturar una mosca. Como así también, aflojar con la caída estereotipada. De hecho, la figura femenina principal de la historia no es una damisela en peligro, que le complica el trabajo al héroe por tener que salvarla una y otra vez; es directamente su compañera de gran ayuda. La lucha de géneros pasa a ser un proceso compensativo.

Aquí la noche es el escenario esencial de la película. La oscuridad ofrece una fotografía más apegada a la cacería de la araña. La búsqueda de una estrella negra en la muñeca será el sentido de existencia para su instinto animal. Pero Parker ofrece un espacio a su Super-Yo freudiano, a partir de una inesperada discusión con el capitán Stacy. Tanto el protagonista, como por parte del espectador, rebuscan una y otra vez una cuestión que rebasa el sentido del ser. El raspado hacía la filosofía del karma se diluye con el esparcimiento de un mal que se torna capcioso. Es allí donde se vuela lo primordial del filme: tanto el Hombre Araña como para el que lo persigue con el globo ocular, observa un Nueva York devastada no por una sumatoria de crueldades, ni por la amenaza particular del esparcimiento de una nube transgénica, sino como una sombra que es inherente al ser humano, como parte del reino animal.

Por eso, las escenas de combate duran poco. Porque muestra un respeto, en cuanto a tiempo y espacio, para que entre persona y personaje puedan darse un suspiro y descubrir la diferencia entre las decisiones y la responsabilidad. Un mensaje de voz en el celular solo tendrá sentido cuando el que lo oiga logre sentir esas cualidades.

El Sorprendente Hombre Araña es un filme de super-héroes con su propia identidad. Hace reír cuando lo pide, emociona cuando le parece indicado hacerlo y sorprende cuando está dispuesto. Sus interrogantes siguen conformando una gran telaraña que seguramente lo seguirán tejiendo en una secuela.

Nota de color: como toda película basada en las historietas de Marvel, aparece fugazmente el padre de dichas historietas, Stan Lee. Su cameo de cinco segundos es la mejor de todas sus demás apariciones.

Entre un

×××× Mirala nomás

y un

××××× Recomendada

Anuncios

Un comentario en “Crítica de cine: El Sorprendente Hombre Araña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s