MARIANO FERREYRA: El juicio contra el otro modelo

El próximo lunes arranca el proceso judicial por el asesinato del militante del Partido Obrero. La estructura que empujó el crímen como lo esencial de todo lo que viene.

Mural por Mariano en Córdoba, hecha por la Comisión artística de la UJS

Mural por Mariano en Córdoba, hecha por la Comisión artística de la UJS.

Modelo. Del italiano, modello.

1. Arquetipo o punto de referencia para imitarlo o reproducirlo.

2. En las obras de ingenio y en las acciones morales, ejemplar que por su perfección se debe seguir e imitar.

Pareciera ser que los modelos se legitiman más por el sentido común que por lo empírico. Los modelos se alzan de manera propagandística en su afán de concretar su direccionalidad. Una direccionalidad que culmina con aquel cielo que uno nunca busca: progreso, avance, futuro, etc. Hay modelos que toman el futuro como una contra-utopía: deben ir para atrás para hacer creer que, de ese modo, se llega allá.

En Córdoba, el juicio a las fumigaciones, más allá de lo que diga la causa per se, no se configura en los límites espaciales de barrio Ituzaingó Anexo. Dentro de la misma sala, ya se pone en duda no sólo al plan nacional de instalar a Monsanto en la localidad de Malvinas Argentinas, sino también a la propia empresa multinacional. Es decir, el modelo de mono-cultivo, basado en la plantación transgénica con el riego de químicos agrícolas, con la expansión de la soja, termina quedando en el foco de la disputa contra la misma.

Al igual que aquel juicio que comenzó a emerger el 11 de junio en Córdoba, en Buenos Aires también tendrá en su lugar un proceso que, si avanza con viento en popa, permitirá poner en escena el otro modelo presente en nuestro país, basado en la explotación y en el beneficio de unos pocos.

Estamos hablando del caso del asesinato de Mariano Ferreyra, proceso que se inicia el próximo lunes 06 de Agosto, a partir de las 9 de la mañana en los Tribunales Oral Nro. 21 de Comodoro Py.

I

 

Mariano fue asesinado el 20 de octubre del 2010 por la mañana al mediodía, en Barracas (Capital Federal), por la estación de Avellaneda. En aquel entonces, trabajadores tercerizados despedidos del ferrocarril Roca, en colaboración con militantes, planificaron un corte de vía en reclamo de la reincorporación. Al acercarse a la misma, un grupo concentrado, al mando del Pablo Díaz, el hombre de los anteojos oscuros y delegado de la Unión Ferroviaria de la línea Roca, ya estaban en las mismas vías con la intención de evitar el corte.

Al observar la concentración contra el corte, los manifestantes caminaban por el costado de las vías. La patota los perseguía durante toda una cuadra. Finalmente, se intentaba subir por el terraplén y se comenzó el intercambio de piedras. La policía intervinoo y disparó con balas de goma.

Foto inédita de Mariano Ferreyra, en aquel 20 de octubre del 2010, en Barracas. Gentileza Agustín Carucha Punk.

Foto inédita de Mariano Ferreyra, en aquel 20 de octubre del 2010, en Barracas. Gentileza Agustín Carucha Punk.

Los autoconvocados se alejaron de la zona a doscientos metros de las vías. Mediante asamblea, se tomó la decisión de levantar la concentración. Una cámara de televisión, del canal C5N, se acercó al lugar. De repente, luego de bajarse del terraplén, la patota inició una corrida contra los mismos. La cámara filmó a los mismos y las amenazas habían quedado latente. “Vamos a cagar a palos a esos piqueteros de mierda”, registra la máquina.

Y entonces comienzó el infierno. No sólo se escucharon disparos, incluso se observó la silueta de uno de los que sostiene el arma. El primero es Nelson Aguirre. Después vendrá Ariel Pintos. Mariano recibió el disparo en el pecho y cayó contra el suelo. A una cuadra más adelante, Elsa Rodríguez recibiría un disparo en la cabeza.

Finalmente, los militantes recobraron fuerzas y atacaron a la patota con piedras y los socorrieron. La policía les otorgó el paso de salida a estos últimos y cerraron la calle en el momento en que se acercaron los manifestantes. Las cámaras de seguridad registraron todo, pero justo se cortó ese momento. Mariano moriría dentro de la ambulancia, que pasó de casualidad.

II

El tren es el alma de un país. Su manejo es esencial.

“El ferrocarril no tiene reemplazo. Es el único transporte que puede llegar a destino en las peores condiciones climáticas. Es el medio de transporte más seguro, menos contaminante y más económico. Es 8 a 10 veces más barato que el transporte automotor: una locomotora arrastra la carga de 50 camiones o de 20 ómnibus de pasajeros”, declara Fernando “Pino” Solanas. Pero a veces, las palabras tienen reemplazo por otros intereses.

En pleno proceso de la Segunda Revolución Industrial, el ferrocarril se instaló en Argentina, con ayuda de capitales extranjeros. La primera recibió el nombre de La Porteña (1857), a pesar de su nombre, fue construida en base a fondos británicos. En 1947, durante la presidencia de Perón, los trenes serían nacionalizados, entre ellos el tren Roca. Luego de ello, pasarían lentamente en manos privadas para luego concretarse definitivamente en la venta completa, durante la gestión de Carlos Menem. “Si yo me detengo, el país se detiene” decía una propaganda televisiva de los noventa, en primera persona para aludir al tren. Era la promesa de que las empresas particulares podían mejorar los medios de transporte, sin que el Estado derrochara un solo peso.

La finalidad mercantil lleva como premisa el menor gasto posible. Es así que las empresas toman el recaudo de reducir la salida de fondos propios para realizar su negocio. Quites en el mantenimiento, reducción de salarios, incentivar y naturalizar la precarización laboral son algunos rasgos que se toman a la hora de generar excedentes. Mientras que a la vez, en el caso de los trenes, se reciben jugosos subsidios estatales para el mantenimiento. Las denuncias sobre desvíos de fondos de los mismos se ventilan por doquier. De hecho, los subsidios destinados al transporte pasaron de 4.300 millones de pesos en 2010 a 6.551 millones de pesos en 2011. Es decir, se acrecentaron un cincuenta por ciento. Todo esto, ocurrió antes de la Tragedia del Once.

III

En el año 2004, con el arribo de Néstor Kirchner como presidente, se anuncia la creación de la Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia. También conocida por sus siglas: UGOFE. Bajo el decreto 798/2004 del Poder Ejecutivo Nacional, y la Resolución 408/2004 de la Secretaría de Transporte, la empresa fue creada “con el objetivo de operar a cuenta y orden del Estado, a partir de enero de 2005, los servicios ferroviarios urbanos de la Línea San Martín”. Y en julio de 2007, también se hace cargo de las líneas Roca y Belgrano Sur. En su página web, la empresa expone información sobre la historia de sus trenes citando como fuente a Wikipedia.

Estas tres líneas, San Martín, Roca y Belgrano Sur, están administradas por aquella Unidad conformada por un lado por el Estado. Y por el otro por tres empresas de alto rango: Ferrovías (Grupo EMEPA de los Romero), Metrovías (Grupo Roggio) y, anteriormente, Trenes de Buenos Aires (TBA, de los Cirigliano).

Ferrovías tiene como cuna al menemismo. Nace en 1994 con el amparo estatal de aquel entonces de manejar la línea Belgrano. Al grupo al que pertenece, EMEPA, lleva en su haber, desde finales de la década del cincuenta, la conformidad de quince empresas, dedicado al transporte, la ingeniería y la metalurgia. El 5 de septiembre, el ex secretario de Transporte de la Nación, Ricardo Jaime, será citado por el juez federal Sergio Torres, acerca de una irregularidad en su gestión, a partir de una investigación hecha por el fiscal Carlos Stornelli, en donde Jaime concedió, luego de un llamado a concurso, a Ferrovías el cierre de una licitación por 100 millones de pesos. Stornelli asegura, en una nota de Clarín, que “para sospechar de una ilícita actuación del entonces Secretario de Transporte quien en forma directa, se habría interesado en la misma en miras a un beneficio indebido de un tercero, en el caso, de la empresa concesionaria Ferrovías y su controlante EMEPA; ello con la participación necesaria de funcionarios de ambas empresas [que participaron del concurso, que son Roggio y Taselli]”. “Fue la propia Ferrovías la que organizó el concurso, evaluó las ofertas y determinó que su empresa madre EMEPA, iba a hacer la remodelación de los vagones”, rescata la nota. Además, el 10 de junio de este año, el tren Belgrano Norte, de la misma empresa, tuvo un mal acoplamiento con una locomotora, que produjo 14 heridos sin gravedad.

Metrovías pertenece al Grupo Roggio. Es una de las empresas del emblemático emporio cordobés, en donde nace también bajo el apego del menemato. Maneja todos los subtes de Buenos Aires y la línea de trenes Urquiza. Roggio tiene negocios en el rubro transporte, construcción, hotelería, concesiones viales, etc. Está a cargo del monopolio de distribución y potabilización de agua en su provincia, bajo la empresa Aguas Cordobesas. Y estuvo manejando, en su tiempo, la recolección de basura Cliba. Durante la última dictadura militar, también hizo sus negociados. Entre ellos, la construcción del emblemático Estadio Chateaux, donde se realizó el Mundial de Fútbol ’78. Retomando a Metrovías, la empresa fue denunciada el 18 de mayo de este año por ANSES, ante la Comisión Nacional de Valores, por firmas compañías que también son de Roggio (nota de color: debido a la estatización de las AFJP, ANSES es dueña del 8,5 por ciento de Metrovías). “Metrovías entregó en subconcesión a Metronec SA la explotación comercial de los espacios y la publicidad en estaciones, coches e inmuebles comprendidos en el servicio de subterráneos. La subconcesionaria Metronec S.A. es una sociedad controlada en un 99,9 por ciento por Benito Roggio e Hijos SA, quien a su vez posee el 90,66 por ciento de la operadora de subterráneos”, declaró el organismo.

Finalmente, llegamos a TBA. La más cuestionada de las tres y la más pulverizada en fantasma. Porque precisamente, toda la responsabilidad empresarial sobre la Tragedia del Once, ocurrida el 22 de febrero de este año, cae sobre ella. 51 muertos y 600 heridos fue el resultado luego de que el tren del Sarmiento chocara contra el andén de la estación del barrio. Obtuvieron las concesiones de este tren y de Mitre también en la época menemista. TBA formó parte del Grupo COMETRANS (Consorcio Metropolitano de Transporte), manejada por Sergio Cirigliano. El 24 de Mayo, el ministro Julio de Vido anunció el cierre de la concesión de los dos trenes por parte de TBA y que de ahora en más pasaron en manos de Ferrovías y Metrovías. Hace 50 años atrás, Nicola Cirigliano fundó la empresa de colectivos Grupo Plaza. En los noventa, el negocio de la familia se acrecentaría a partir de las concesiones con los trenes. En Córdoba, son dueños de los transportes de pasajeros Flechabus y Plusultra Mercobus. Desde el programa de televisión ADN, se denunció que las unidades de transporte de estas empresas eran deplorables. De hecho, algunos ómnibus en mal funcionamiento de la empresa TUS, perteneciente a Flechabus, a partir del registro de las cámaras ocultas del programa, ofrecían sus patentes para unidades en buen estado. Así, estás últimas obtendrían el aval del ITV y la empresa recibiría el aval del otorgamiento de subsidios estatales. TBA ha sido la empresa que más subsidios recibió en materia de transporte: 980,7 millones de pesos en 2011. En 2012, se investiga si el trágico tren del Sarmiento marchaba sin los frenos en funcionamiento.

IV

Estas corporaciones, a la hora de funcionar como unidad que es UGOFE, contratan a otra veintena de empresas para conseguir mano de obra más barata, mediante un convenio firmado en el Ministerio de Trabajo el día 22 de octubre del 2007. El Estado estaría a cargo de los salarios. De allí se incurre el proceso de tercerización laboral. Los empleados ferroviarios, contratados bajo esta nómina, reciben un salario inferior a la de un empleado con contratación directa; puede equivaler la mitad y hasta una tercera parte. Su fuerza productiva es mayor: mientras los trabajadores de primera cambian cuatro durmientes, aquellos tienen que cambiar diez. Los tercerizados, a su vez, no garantizan contratos fijos y, por ende, son propensos a los despidos. Este proceso, permite que haya una alteración en cuanto a la relación entre empleados. Al haber una diferenciación situacional entre ellos, la solidaridad mutua se vuelve más débil y el trabajo de cooperación de lucha se hace más dificultoso.

Esto permite que los dueños de las empresas tengan seguridad seguir generando sus propias ganancias, sin interferencia alguna de las luchas obreras. Incluso negocian con los sindicatos para evitar sus problemas. Es así que surge la figura de los traidores, en alusión cinematográfica a la mirada de Raymundo Gleyzer.

La Unión Ferroviaria es la central gremial de los trabajadores de los trenes. En este momento, está siendo dirigida por la Lista Verde cuyo líder es José Pedraza, hoy arrestado, quien a su vez es el secretario de Ciencia, Técnica y de Cultura de la CGT. Parte de la patota que asesinó a Mariano Ferreyra fueron, precisamente, delegados de la lista verde.

“Un gremio de 85 años, que ha construido, junto al pueblo, la historia del país; unido y solidario, continuará dando todas las batallas necesarias, honrando la memoria y siguiendo el ejemplo de sus fundadores”, así te autodenomina el gremio en su página web. A su vez, desmienten toda implicancia con el asesinato. “La Unión Ferroviaria insiste en que confía plenamente en el deseo del Gobierno Nacional para que prevalezca la verdad; y lejos está de vislumbrar, como pretenden algunos sectores, que desde el Gobierno se está mediando a fin de propiciar la condena a nuestros compañeros encarcelados. La Unión Ferroviaria no es ‘una patota’ y ratifica su plena convicción de la inocencia de los cargos que se les pretende imputar, por los sucesos del 20 de octubre de 2010 y confiamos que la Justicia evaluará en forma despolitizada la situación”.

V

 

El juicio por Mariano Ferreyra tiene en el banquillo de acusados un total de 17 personas. Diez de ellos son sindicalistas.

Foto de Elsa Rodríguez, junto con militantes que estuvieron en el ataque del 20 octubre. Elsa se está recuperando, todavía no puede hablar.

Foto de Elsa Rodríguez, junto con militantes que estuvieron en el ataque del 20 octubre. Elsa se está recuperando, todavía no puede hablar.

Además de Pedraza, jefe máximo de la UF, también está el secretario adjunto de la misma, Juan Carlos “Gallego” Fernández; los delegados Pablo Díaz y Claudio Arcolcel; los ferroviarios Armando Uño, Juan Carlos Pérez, Juan Carlos González, y Salvador Pipito; y los barrabravas Cristian “Harry” Favale y Gabriel “Payaso” Sánchez, el primero se sospecha de ser el autor material del asesinato.

Además, a partir del aporte de la jueza Wilma López, se acusan a siete policías por emprender la “zona liberada”. Seis están acusados por “abandono de persona agravado seguido de muerte y agravado por daño a la salud”, que son: Hugo Lompizano (ex comisario de la Superintendencia Metropolitana), Luís Alberto Echevarría (quien era segundo de Lompizano), Raúl Ferreyra (ex comisario de la División Roca, encargado de aquel operativo), Gastón Conti (principal de la Dirección General de Operaciones), Rolando Garay (subcomisario de la seccional 30); y al comisario inspector Luís Mansilla, jefe del Departamento de Control de Líneas. El encargado de la División Exteriores de Video, David Villalba, está acusado por “incumplimiento de los deberes de funcionario público”. Todos son de la Federal.

Hace poco, se sumó una nueva evidencia: la pericia de la bala extraída en Nelson Aguirre. Además, la Cámara Federal de Casación Penal rechazó el pedido de libertad para Uño, que es uno de los acusados.

Se espera una convocatoria para este lunes a la mañana, no solo frente a Tribunales de Comodoro Py, sino también en distintos puntos del país.

VI

 

“Los estudiantes hacemos política porque la política oficial apunta a destruir la educación pública y a que los estudiantes no se formen”. – Mariano Ferreyra, cuando iba a la secundaria.

 

Mariano tenía 23 años cuando lo mataron. Empezó a militar a los trece años. Tocaba distintos instrumentos musicales. Le gustaba el cine, tanto el de los cinéfilos como el pochoclero. Le decían El Bala, por la forma de su rostro. Le interesaba las series norteamericanas, como Dr. House. Decía que Padre de Familia había superado a Los Simpson. Era muy tímido, pero muy tímido. Vivía con su mamá. Cuando lo mataron, estaba desocupado.

“El reclamo por Juicio y Castigo por Mariano ha dejado de ser una bandera que levanta el Partido Obrero. Porque Mariano expresa, a esta altura, una generación, una juventud. Mariano representa muchas cosas, como la unidad obrero-estudiantil. Es una causa popular de todxs. Y si logramos hacer Justicia a todos los responsables, vamos a marcar un precedente fuerte, inclusive para las otras causas que se están operando no solo sobre los perejiles, sino también a los autores intelectuales que por lo general se dejan a un lado para este tipo de causas”, resaltó Emiliano Ambroggio, de la UJS-PO, en la radio Zumba La Turba.

Se espera que el proceso judicial se extienda hasta en diciembre de este año o incluso en enero del próximo. Centenares de testigos esperan ofrecer sus testimonios. Sombras que vuelan, miradas frenéticas hacia un modelo levi-straussiana que cada vez se hace más visible.

Mariano ya no grita. Las calles lo hacen por él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s