Antes de su desaparición, Córdoba reclamó por Severo y justicia para Mariano

Fue en el marco del re-bautismo de un pabellón universitario bajo el nombre del joven militante asesinado.

En el día de ayer, el país se conmocionó por la desaparición de Alfonso Severo, quien iba a testiguar ese mismo día en el juicio por el asesinato de Mariano Ferreyra. Severo fue un ferroviario despedido, que en su testimonio iba a aportar datos sobre la conexión entre la mafia sindical y los empresarios. Su desaparición empezó a las diez y media de la noche del miércoles pasado, cuando se retiró de su casa a visitar a su nieta. Finalmente, fue hallado con signos de ser golpeado y permanece internado en un hospital.

En la Ciudad Universitaria de la UNC, casualmente, ese día se iba a realizar por la tarde la presentación de la nueva edición del libro ¿Quién mató a Mariano Ferreyra?, del periodista Diego Rojas quien además iba a participar del encuentro. También se planificó una ceremonia para presentar una placa con el nuevo nombre del pabellón Verde, ahora llamado “Mariano Ferreyra”.

“A las cuatro de la mañana, el hijo de Alfonso me llamó para decirme que su papá no aparecía”, señaló Rojas. “Yo estaba con Alfonso el lunes, porque me pidió que repasáramos su declaración. Él estaba muy convencido de lo que él iba a decir hoy. Iba a denunciar la mafia del ferrocarril, su vinculación con la empresa y con la Unión Ferroviaria”. El periodista también resaltó que el testigo no tenía ningún temor en declarar, que estaba muy entusiasmado por declarar.

“Hace diez días, él me comentó que un auto intentó encerrarlo y que él logró zafarse. A la luz de estos  hechos, hay que preguntarse si este fue el primer intento de secuestrarlo”. Al consultar a Rojas sobre la llamada que hizo al Ministerio de Seguridad para su artículo en PlazadeMayo.com, respondió que recibió la respuesta de la subsecretaria Cristina Caamaño, que había prometido realizar un operativo de búsqueda.

Luego de suspenderse la presentación de la obra periodística, la ceremonia de la placa contó con la presencia de distintas agrupaciones políticas. La decisión de cambiar el nombre del Pabellón Verde por el de “Mariano Ferreyra” fue en la primavera del año 2010, cuando se realizaron las tomas de los establecimientos de la Facultad de Filosofía y Humanidades, en repudio a la reforma de la ley educativa 8.113, en consonancia con la lucha de los secundarios. Al ocurrir el asesinato, en la fecha 2o de ese mes, lxs estudiantes decidieron por asamblea cambiar la denominación del edificio por el nombre del militante del Partido Obrero. Después de dos años, la misma quedó oficializada.

Después, se decidió realizar una marcha hasta Plaza España, exigiendo la aparición con vida de Alfonso Severo. Alrededor de las diez de la noche, Severo es encontrado en la localidad de Gerli, luego de haber sido maniatado y golpeado. En este momento, se encuentra internado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s