Juan Pablo Ruiz sobre el anuncio de CFK: “Un parche para aminorar el descontento”

El abogado, y autor del libro El salario no es ganancia, expuso su mirada sobre el anuncio de la presidenta en relación a la exención del impuesto a las ganancias para el aguinaldo de diciembre, para aquellos que no superen un salario de 25 mil pesos.

 

Sin querer reiterar la posición de que el salario no es ganancia y por lo tanto no puede ser alcanzado por este impuesto, es necesario valorar tanto en lo jurídico como en lo político el anuncio realizado por la Presidenta de la Nación Cristina Fernández.

1.- La presidenta reconoce que la presión tributaria sobre el salario ya es insostenible, la medida lo único que hace es disminuirla, y de paso inyectar dinero en el consumo domestico que en las fiestas de fin de año tiende a ser alto. Los salarios están atrapados en un juego de pinzas por el cual la inflación carcome su poder de compra mes a mes y por el Estado le pone un techo con el impuesto a las ganancias. Dicha pinza se cierra día a día, el anuncio solo a disminuido el ritmo con el cual la pinza se cierra sobre el salario.

2.- La Presidenta reconoce un aumento en la cantidad de trabajadores que tributan ganancias, en marzo ella misma anuncio que eran el 19 %, ahora es el 25%. Lo que no explica es que dicho aumento no es por osmosis o por alguna ley natural, es porque el estado nacional, que la presidente conduce, viola la ley al no “actualizar anualmente” la escala del Art. 90, según lo establece el Art. 25 de la misma Ley de impuesto a las ganancias.

3.- Anuncia también la Presidenta que en marzo va a aumentar el “mínimo no imponible”, en el marco de las negociaciones salariales, aunque nada dice de la tabla del Art. 90.  Es decir que el estado nacional ya no cumplirá el rol de árbitro en la negociación entre trabajadores y empleadores, los trabajadores no podrán decir como la presidenta que los empresarios la “levantan en pala”.

En marzo si los trabajadores exigen un aumento que iguale la inflación, el estado nacional se llevara la mayor parte de lo obtenido en la negociación colectiva con el impuesto a las ganancias; por lo que en el mejor de los casos los aumentos serán inferiores a la inflación. Estamos ante un estado que ya no es árbitro y mucho menos interviene para equiparar la relación de poder asimétrica que favorece al empleador.  El gobierno será en las negociaciones colectivas quien va a intervenir a favor de los empresarios. Va por disminuir el costo salarial y por proteger la tasa de ganancia del capital. Dicho accionar es un hecho grave que se da de frente con los principios del Constitución Nacional.

4.- La exención por excluye al medio aguinaldo será por decreto; un decreto que modificara una ley, algo claramente ilegal; será una mancha mas en una ley que el gobierno incumple de cabo a rabo.

5.- El gobierno sigue profundizando una política tributaria de corte eminentemente neoliberal. Si la tabla del Art. 90 sigue sin ser actualizada, el año que viene un trabajador de 20 años de antigüedad va a tener que pagar de su salario una tasa entre el 27% y el 35% sobre la “ganancia neta sujeta a impuesto”; siendo ello una tasa similar que paga una empresa multinacional.

6.- Luego del anuncio de la Presidenta de la Nación, en la fábrica Renault de Córdoba, el  Secretario General de SMATA (que pertenece a la CGT Balcarce) y la Ministra de Industria Débora Giorgi fueron silbados por los obreros de la fabrica. Luego de ello, el gobernador De la Sota (un exponente de neoliberalismo puro) hizo su diatriba para aprovechar la situación, pero lo que no hay que perder de vista es que el descontento de los trabajadores registrados es grande. La causa es que el impuesto se lleva más de un mes de trabajo entero por año. Los trabajadores saben que el salario no es ganancia, mas allá de lo que sostenga el gobierno, los medios de comunicación o sus dirigentes sindicales.

En el cobro de este impuesto y en el descontento de los trabajadores, que ven como les amputan sus salarios mientras los grandes grupos económicos y la renta financiera gozan de exenciones, es donde cruje cada vez más fuerte el relato oficial. Salvo que para los constructores del relato sea “nacional y popular” atacar el salario de los trabajadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s