Las hojas en blanco de Walter Grahovac

Es el único ministro de De la Sota que no declaró cuánto gana por ejercer su cargo.

Foto: La Voz.

El sábado pasado, se cumplieron dos años de la aprobación de la Ley 9.870 de Educación Provincial. Aún cuando los legisladores tenían presentes que la policía reprimía a los estudiantes, eso no evitó que levantaran los brazos para aprobarla, incluso con aplausos.

Al recapitular ciertas cosas, tome personalmente el atrevimiento de revisar la declaración jurada del ministro de educación de la provincia, Walter Grahovac. Presentada en diciembre del 2010, las cuatro páginas nos remite inevitablemente a las famosas cuatro hojas en blanco del aquel entonces senador (y sindicalista) Luis Barrionuevo, que el periodista Jorge Lanata presentó en la televisión para el año 2002.

Para empezar, Grahovac no declaró su salario como funcionario provincial. Una explicación a esto sería que a veces son los propios organismos gubernamentalmetales los que llenan ese espacio. Sin embargo, tanto la encargada de la secretaría ministerial, Delia Provinciali, como el secretario de Relaciones Institucionales de la Educación, Carlos Sánchez, declararon sus respectivos salarios por el ejercicio que realizan. De hecho, Grahovac es el único ministro de De la Sota que no declaró su salario.

No tiene cuentas bancarias, ni ahorros, ni inversiones, ni créditos por cobrar. Sólo un hogar de 180 mil pesos más un departamento, valuado en 120 mil pesos, que lo mantiene alquilado bajo el suculento saldo de 1.700 pesos mensuales. Ah, y una motoneta sin valor en el mercado

Aunque no se lo crea, la declaración jurada sostiene que el ministro de educación sólo se mantiene con vida con 1.700 pesos mensuales. No tiene ninguna otra clase de ingreso. Ni siquiera por haber sido docente. Incluso el ministro de Trabajo, Omar Dragún, declaró recibir un salario por ejercer la docencia.

Grahovac fue secretario general del gremio de los docentes (UEPC) desde 1988 hasta 2002. En la mitad de su gestión, en pleno año de 1995, el gremio al que integraba participó de dos luchas que se expresaban en las calles. Por un lado, el repudio a la implementación de la reforma jubilatoria de la gobernación de Ramón Mestre. Y por el otro, el rechazo a la Ley Nacional de Educación Superior. Hoy, comparte el panel de la gobernación que salió a proponer, este año, un freno al incremento de los jubilados, generando la mayor movilización laboral en contra de De la Sota. Y, a la vez, avalar desde su cargo la promulgación de una ley, para las escuelas primarias y secundarias, que no dista de ser semejante a la ley actual para las universidades que el mismo rechazaba.

En marzo del año pasado, o sea menos de un tercio del año después de aprobarse la 9.870, los medios hicieron eco de la denuncia de la ex-esposa de Grahovac por fraude conyugal. Sostuvo que el ministro recurrió a un testaferro para adueñarse de una empresa constructora. La propia declaración de Grahovac nos hace dar cuenta que no le vendría mal recibir unos pesitos.

A continuación, las cuatro hojas en blanco. ¿Podemos hacer una vaquita para Grahovac?

1


2 3

 

4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s