El Relato de la democracia cordobesista

521871_3651751221959_595165_n

Para diciembre de este año, se van a cumplir treinta años de democracia. Galopante que galopa al galopar. Yendo pa’delante y pa’tras. ¿Qué juergas se habrá de presentar y presentao’ en los confines de estas tierras mediterráneas? ¿Qué alcances han de lograr?

El tucán Yanicelli, de la D2 al la UCR. De la UCR a la cárcel. El Buen Pastor: de la cárcel a un shopping. Del colegio Olmos al shopping del Patio Olmos. Del Cabildo Histórico al Faro Luminoso. Del Cordobazo al Cordobesismo. Pinta avances que en realidad atraviesan muchos pesares.

Córdoba quizás elija seleccionar este año como una observación de resistencia del Nunca Más. Un orgullo de permanecer intacto a eso que llamamos Democracia y evitar que sea arrebatado por… por… por… ¿quién? ¿Las Fuerzas Armadas? ¿Estados Unidos? ¿Las corporaciones? ¿La Sociedad Rural? ¿El kirchnerismo?

Si hay algo que la Córdoba democrática de hoy no se preocupa es en una dictadura real. Se ha sabido adaptarse bastante bien en materia de lo que, nacionalmente, se define El Relato. En la narratividad, el Relato es el modo de contar una Historia. Es la forma de construir y ordenar los hechos. Esto, que parece digno del kirchnerismo, se hace más presente en estas tierras comechingonas. Tanto provincial como municipal.

Aunque Ramón Mestre y José Manuel de la Sota no lo crean, hay muchos puntos que coinciden en esta flota del naufragio electoral.

En primer lugar, el Poder Legislativo convertido en un trámite burocrático para el Poder Ejecutivo. Para este miércoles, el Consejo Deliberante de la Ciudad de Córdoba aprobaría tres proyectos polémicos, con la aprobación unánime del oficialismo radical, sin el consentimiento de ningún debate previo. De hecho, no es casual que se realice en sesiones extraordinarias. Primero, el incremento del boleto de transporte público. Segundo, la venta de tierras del exbatallón 161. Y tercero, la construcción de departamentos en distintos puntos de la ciudad. Lo predecible del resultado de las sesiones está radicada en la homogeneidad que funciona el partido radical.

Lo mismo que el delasotismo. El 95 por ciento de los proyectos de ley presentados por el Poder Ejecutivo Provincial, fueron aprobados por la Legislatura Unicameral. El dato fue revelado por dos estudiantes de universidad privadas, publicado en Redacción 351, en donde la nota aclara que por “razones académicas no pueden dar sus nombres”. No es de extrañar la correlación entre el poder político y la educación pirvada. Recordemos que la Universidad Siglo 21 se hizo cargo del recibimiento del respirador humano, Ravi Shankar, al recibir 200 mil pesos por parte del Gobierno Provincial.

Tampoco sería casual que tanto Consejo Deliberante como Legislatura se auto-encierren en vallas para cuidarse de la gente.

La segunda pata cordobesista es un enganche con lo primero: los emprendimientos inmobiliarios.

De eso se trata la democracia cordobesista: la libertad absoluta de la especulación inmobiliaria.

Luego de la aceptación por parte de la Provincia, será la propia Municipalidad mestrista quien se hará cargo de la venta del cuarenta por ciento del terreno del batallón 141 para la construcción de casonas y un espacio verde. Todo rematado para el empobrecido Eduardo Eurnekian, declarado por la revista Forbes como el cuarto argentino más millonario. También se espera más especulaciones de la mano del Grupo Roggio, con la construcción de 1.700 edificios en barrio Las Heras más otro emprendimiento en barrio Ituzaingó, región sudeste de la ciudad. El libre albedrío de las empresas inmobiliarias queda al expuesto con una completa inmunidad. En una nota escrita por el diario La Voz del Interior, medio que recibe demasiada pauta de tales empresas, señalaba lo siguiente sobre el proyecto de GNI denominado Alto Panorama, que se instalaría en la intersección Colón y Zipoli: “Los edificios tendrán una altura de 70 metros; el exceso de metros en altura en relación a la normativa será pagado a la Municipalidad (el monto se acerca a los 2,5 millones de pesos), con lo que se financiarán mejoras a los alrededores como la consolidación de calles y reubicación de viviendas”.

Con esto se presenta sobre las preguntas acerca del destino de uno de los barrios más golpeados por los terremotos gigantes de las topadoras como es Villa La Maternidad. El 18 de diciembre del 2012, se presentó un proyecto provincial para que dicho barrio sea urbanizado, que consiste, entre otros puntos, la construcción de viviendas dignas, la instalación de servicios básicos, el relevamiento poblacional del mismo, la entrega de títulos de propiedad de inmuebles, etc. La Legislatura Provincial tendría que enfrentarse entre la búsqueda de necesidad entre los vecinos y vecinas de la villa y el hambre prehistórico que acecha el dinosaurio de Euclides Bugliotti.

Y, finalmente, la tecrera pata final. El ajuste como herramienta de salvataje. Cospelazos o tarjetazos. Tasas viales que no son tales. Impuestazos que contradicen con las promesas electorales. Etc.

La proyección de la democracia, en proclamas del cordobesismo (como se ve, no sólo a la ligadura delasotista o provincial) deja mucho que discutir a la hora de buscar qué democracia se requiere.

Por lo menos, se puede gastar 9 millones de pesos en más fasómetros luminosos. U otros 9 millones para que el intendente siga gastando en propagandas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s