Las antenitas de vinil detectan la presencia del sota

A partir de la polémica sobre las antenas de la TV Digital Abierta, el panorama se torna más verde y más amarillo.

178946_4812859088930_2139520506_n

¡Oh! ¿Y ahora? ¿Quién podrá defendernos de la TDA?

Lejos de llevar un colorín colorado como el traje del Chapulín, el cordobesismo se embauca más en una tonada verdeamarella desde que se inventó el Carnaval Cuartetero. Verde campestre por un lado, reacción amarillista por el otro. Todo bajo el resguardo de una proyección presidenciable. O presidencialista.

Villa María recrujió de polémica con el freno al funcionamiento de la antenita de la Televisión Digital Abierta (TDA). La orden fue impartida por la Secretaría de Ambiente de la Provincia de Córdoba. Con esto ya van tres clausuras a esta clase de servicios impartidas desde la Nación: la primera fue a comienzos de diciembre del año pasado en Río Cuarto; y el segundo en Leones afines de enero de este año, donde permanecía irradiando su transmisión desde fines de 2011. Las tres situaciones fueron sostenidas por dicha secretaría bajo el argumento de que los respectivos estudios de impacto ambiental no fueron convalidados, o directamente no existieron.

El manda-más quien dio la orden, Luis Federico Bocco, sostiene que los cierres son “preventivos y precautorios para después no tener que reparar un eventual daño ambiental”.

En una entrevista que le hizo el periodista Víctor Hugo Morales, Bocco respondió sobre el rol que cumple todo estudio de impacto ambiental: “En nuestra materia, no es insignificante. Es realmente muy importante. Porque es lo que nos permite valorar a nosotros, que tenemos esa misión, valorar cuáles son esos efectos, cuáles son las consecuencias, qué impacto o qué grados de impactos, la actividad, que la ley establece, puede presentar en el medio ambiente. Esa es nuestra misión”. El 24 de agosto del año pasado, Bocco firmó y selló la aprobación de la instalación de la planta procesadora de maíz de Monsanto, en Malvinas Argentinas, para poner en marcha la “etapa 1” de la misma, sin requerir los estudios de impacto ambiental correspondiente, y aun cuando estaba establecido que la selección de suelo fue realizado bajo la intención de realizar siembra.

Es extraño que tan de repente nos pongamos verde. La acción desatada por la Provincia en materia de deforestación deja más de uno colorado.

De cualquier manera, a pesar de ese detalle, no está de más de recordar la fuerza política que se tiene a la hora de exigir los estudios de impacto ambiental. De hecho, varios árboles fueron talados por no presentar dichos trabajos (cuac ;).

Los investigadores Marcelo Cabido y Laura Hoyos, del Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal de la UNC, descubrieron que durante el período 2004-2010, el bosque nativo cordobés se redujo en un 40 por ciento. La explicación se basa en la deforestación provocada por la siembra de soja, para el lado norte, y los incendios y la ganadería, en el oeste. En éste último caso, la posición de tierras cambió en forma cualitativa, que va desde la cría de cabras en el monte por familias tradicionales a latifundios que conservan vacas en campos abiertos.

Para el año 2010, se aprobaría la polémica ley de bosques, distinta a la redactada por la Comisión de Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativo (COTBN). Gustavo Peyroti, del gremio de trabajadores de parques nacionales y ex- integrante de la comisión, escribió en octubre de 2012 para la Revista Veintitrés lo siguiente: “En el proceso de la ley de Bosques de Córdoba sucedió que, a medida que avanzaban los espacios de participación para su construcción, se cuestionaba el modelo de desarrollo en la Provincia de Córdoba, tanto el inmobiliario como el agropecuario. Un modelo que produjo la tasa de deforestación más alta del mundo y una pérdida de biodiversidad gravísima, como así también expulsiones de familias campesinas de sus territorios”.

La nueva ley aprobada, alejada de la original, fue calificada por el funcionario delasotista Marcelo Falo, durante una charla en la universidad pública, como una ordenanza “de sesgo ruralista”.

En julio del año pasado, la Provincia despidió a 19 empleados, cuyo rol consistía en la fiscalización de la forestación, indispensable para cumplir la ley. Peyroti señala que los despedidos y los cesanteados “han sido estrechos colaboradores técnicos en el proyecto de la COTBN, aportando datos, mapas e investigaciones y no hicieron más que cumplir con la obligación del funcionario público. Asimismo otros de ellos son quienes se encargaban, vía la generación de mapas satelitales, de ubicar los desmontes ilegales o “legales” (pues obtenían el permiso verbal de algún funcionario jerárquico de Ambiente provincial). (…) Esta desarticulación también se observa en la Dirección de Áreas Naturales donde la mayoría de las reservas y parques provinciales carecen de personal y presupuesto adecuado para su gestión. La consolidación de estas áreas es fundamental para la protección de los bosques nativos”.

Del verde al amarello hay un paso. El amarillismo-oficialista se encarna en la censura. No sólo se censura con el freno a las antenas de TDA.

El nombre de Fernando Aimaretto resonó muy fuerte cuando el año pasado, Daniela Abrudsky de Canal 12 trató de hacerle una nota al gobernador De la Sota y terminó siendo agredida por el vocero del mismo, en agosto del año pasado. Resulta que ese tal Aimaretto, de la Secretaría de Comunicación Pública de la Provincia y dueño del micro-televisivo TeleCampo de Canal 10 fue quien manejaba a La Mañana de Córdoba, en la época del fantasma de Jaime. En noviembre del 2010, Sergio Carreras subió en su blog personal el testimonio de un trabajador que revelaba ante la justicia el modo de trabajo del diario en aquel entonces, al mando de Aimaretto. El diario publicaba noticias con firmas apócrifas y criticaba al Grupo Clarín y a Luis Juez mediante adjetivos descalificativos y sin recurrir a argumentos contundentes. Curiosamente, por esas vueltas de la vida, el diario le ofreció un espacio al verborrágico senador para opinar sobre la polémica del ex-batallón 141.

“Aimaretto se dedicó a apretar periodistas y amenazar a los medios con retirarles la pauta oficial, hecho que se concretó con varios medios. Cumplió una función patoteril que terminó perjudicando al entonces candidato De la Sota que hasta entonces tenía una muy buena relación con el periodismo de Río Cuarto”, comentó Hernán Vaca Navaja, quien denunció a “los lopecitos” en la Revista El Sur, según el facebook de El Avispero.

Se especula que la poca difusión que hizo Canal 12 sobre la agresión a Daniela se deba precisamente a la pauta oficial delasotista.

En agosto del 2010, luego de ser promulgada la ley de “sesgo ruralista” por parte de la Legislatura. el diario La Mañana de Córdoba escribió el siguiente titular en la portada. Bosques: salió buena ley (no castiga producción).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s