Elecciones 2013: El díalogo que destruye

Por Lea Ross (@LeandroRoss).

img_2502

Uno, asegura que somos Córdoba. La otra, pide que hablemos de Córdoba. Las contrapartidas entre cordobeses, expuestas entre estas dos figuras que disputan su espacio en la Cámara Nacional, conforman un panorama que termina derrumbando un acuerdo atrapado en algún momento pretérito.

Ni siquiera los escombros de la Casa de las Tejas nos recuerdan aquel momento en que el diálogo estaba presente. El emblemático hogar de ancianos, creada por la Fundación Evita, fue el escenario físico administrativo para ejercer el poder a nivel provincial. Pero las ilusiones metropolitanas que genera el marketing superan cualquier sentimiento hacia el general Perón. Para fines de 2010, a menos de un año de que se acercara las elecciones a gobernador, Juan Schiaretti no aceptaría terminar su mandato sin que sea recordado como un gran constructor, a costa de ser un gran destructor. La creación de un Nuevo Centro Cívico, con una estética posmodernista de prosperidad, era su afán máximo. Y más aún si beneficiara a la emblemática universidad de su provincia.

Pero el tiempo se le agotaba, así que tenía que hacerlo todo rápido. Para empezar, Electroingeniería, empresa que recibe y ha recibido beneficios por parte del delasotismo y el kirchnerismo, se encargaría de realizar la demoledora destrucción de las paredes. Como así también, la misma corporación se encargaría de construir el futuro panal deformado, ubicada entre las vías del tren Mitre y el Río Suquía. Pero el tiempo se agotaba. Así que Schiaretti ordenó el traslado de las oficinas, en ellas donde se delega el poder, para llevarlas directamente a las oficinas de Edisur, empresa referente de la especulación inmobiliaria. Ordenadores, papeles, personal… todos realizarían allí su jornada de trabajo hasta que se comience a funcionar el Nuevo Centro Cívico.

En aquel entonces, mientras la gobernación gastaba el doble por los traslados sin contar el alquiler de los espacios a Edisur, el Dr. Raúl Montenegro realizaba una denuncia penal, debido a que el proyecto destructivo se realizó sin la realización previa al estudio de impacto ambiental. Sin mencionar, la revelación periodística del volcamiento de los escombros a un costado de La Cañada, mediante maniobras de los camiones que ni siquiera se identificaban de la empresa a la que pertenecían.

Un negocio flojo de papeles, oscuros acuerdos apurados, números financieros poco claros. Todo esto, no pareció alterar a Carolina Scotto, bajo un contexto en donde el delasotismo y el kirchnerismo no estaban peleados. La destrucción de la Casa de las Tejas permitió la extensión de la avenida Chacabuco para luego continuar las obras con la realización del Parque de las Tejas. El negocio también le convenía la Universidad: un amplio espacio verde que la decoraría bajo el lema de una integración de la Casa de Trejo a la ciudad de Córdoba. “Con esta inauguración estamos uniendo a la ciudad de Córdoba con la Ciudad Universitaria, que hasta ahora estuvieron siempre separadas”, había declarado Schiaretti en mayo de 2011, durante la inauguración de la nueva extensión del boulevar, en plena Ciudad Universitaria. “Agradezco al gobernador haber tomado la valiente decisión política de impulsar esta obra de unir a la Universidad con el centro de la ciudad”, resaltó la recorta Scotto en esa misma noche.

Hoy, uno de los spots raperos de Scotto, la del “No es moco de pavo, date cuenta che”, denuncia la “valiente” decisión del Gobierno Provincial de haber gastado 2.000 millones de pesos en el Faro luminoso, la Nueva Terminal y el Nuevo Centro Cívico. Según la consultora CIPPES, el financiamiento para el Nuevo Centro Cívico, el Faro ¡y el Parque de las Tejas! (detalle que no cantaron los pibes de barrio) se consiguieron a partir de bonos, que pasarían a ser deuda provincial, cuya tasa de interés es del 12 por ciento anual en dólares. Es decir, una bonificación que genera a la provincia un crecimiento de deuda directamente proporcional a la subida a la moneda norteamericano, poniendo en riesgo un ahogo financiero.

Todo bajo el amparo de maniobras oscuras, acuerdos bajo la mesa e irregularidades expuestas a la vista de todos los cordobeses. Y, por supuesto, bajo el aval y las verdades a medias de dos candidatos que hoy se enemistaron.

Hablemos de Córdoba. Hablemos de lo qué.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s