¿POR QUÉ REGRESA JACK BAUER?

Por Lea Ross (@LeandroRoss). Artículo publicado en Acceso Global.

¿Por qué regresa Jack Bauer?

La serie 24 ha sido el producto televisivo que mejor reflejó las vicisitudes y delirios dentro del consciente colectivo estadounidense. Las parábolas argumentales que ha tenido la tira en estas ocho temporadas han sido un reflejo de los vericuetos que ha emprendido el país del Tío Sam frente a un mundo globalmente cambiante. Y su prometida nueva temporada no sería la excepción.

24: Live Another Day Trailer

La cadena FOX ya fijó para el 5 de mayo el regreso de las aventuras de Jack Bauer, luego de ocho temporadas que concluyeron en 2010. La novedad es que ahora transcurrirá en la ciudad de Londres, durante un encuentro entre funcionarios de distintas naciones para debatir sobre el uso o no de drones para fines bélicos. Claro que el personaje que encarna Kiefer Sutherland está lejos de ser aquel que integraba la agencia secreta gubernamental CTU (Counter Terrorist Unit), por la sencilla razón de que la misma ha sido disuelta. Sin mencionar que ahora es un prófugo de la justicia internacional.

El ascenso de George W. Bush fue el descenso de las Torres Gemelas. Por primera vez, el suelo norteamericano fue atacado por una cultura ajena a la occidental. El ataque fraternal del 11-S llevó al límite de la impostura de la otredad. Allí entra en juego, en el mundo de la ficción, Jack Bauer, un agente federal de alto riesgo, con el pre-concepto de salvar al primer candidato afro-descendiente a la presidencia contra un grupo terrorista. Desde entonces, Jack ha recurrido a distintos métodos de tortura, desde los más profesionales hasta los más caseros, para obtener todo tipo de información que pueda evitar un próximo atentado. “El esquema argumental de 24 es una obra maestra del chantaje”, señala José Pablo Feinmann en su libro Filosofía política y poder mediático (2013). “El esquema-chantaje es devastador. Los guionistas son hábiles. Nada mejor para justificar la tortura de un hombre si con ella se salva a millones”.

Crédito Imagen: FOX

Por desgracia, para Jack, el protagonista de la serie es el héroe maldito: perdió a su esposa, tuvo que asesinar a sus propios amigos y acribilló a personas por encima de la ley. Sus decisiones, legítimas o no, lo convirtieron en un prófugo de la justicia de su tierra y también de otros países. Los tiempos han cambiado para Jack.

La caída de Bush hijo fue sacudida por la corrupción financiera, a partir del crack del Lehman Brothers, y la revelación de la cárcel de Guantánamo, en donde el propio presidente reconoció que se cometían atentados a losderechos humanos. El horror y la traición no necesitaban llegar de algún lugar extranjero. Se podían encontrar aquí, en la tierra del sueño americano.

Es así que Hollywood dejó de realizar filmes en donde el enemigo era un ser externo (terrorista). Ahora, el enemigo estaba adentro. El ejemplo más fresco es la última película del Capitán América, que todavía está en los cines. Incluso en una de las últimas temporadas de 24, el enemigo principal resultó ser el propio presidente de los EE.UU.

De hecho, La noche más oscura (Zero Dark Thirty, 2012), filme que reconstruye el operativo militar secreto que mató a Osama Bin Laden, refleja el cambio de táctica que realizó el personal de la CIA entre la gestión de Bush y la de Obama, luego de que la tortura fuera mal vista luego de Guantánamo y por los abusos perpetrados por los soldados norteamericanos en Irak.

La ganadora del Oscar, 12 años de esclavitud (12 years a slave, 2013), más allá de su mirada “blanca” sobre los negros, revela en el fondo un cuestionamiento a la tortura como herramienta política.

Irónicamente, por más que sepa conceptos básicos sobre el hackeo, Jack Bauer se convirtió en un anciano atrapado en un mundo moderno. La hiper-globalización llegó a un punto tal que lo ha superado, en un futuro donde se depara un posible quiebre al homo-dominio norteamericano y su posible reemplazo por los integrantes del BRICS.

Entonces, ¿por qué regresa Jack Bauer? Tal vez por el temor nortemericano de jamás recuperar una nueva década de oro. Solo el temor a un posible destino final para la potencia norteamericana podría darle la posibilidad de cargar una 9 milímetros y salvar nuevamente al presidente de un posible atentado o complot. El lugar de destino: Londres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s