No se quedó corto

El cortometraje del argentino Lucas Figueroa, de producción española, fue distinguido por los récord Guinnes (estos pelotudos de los Guinnes me tienen harto). El motivo: ser la película con mayor cantidad de galardones en su haber en toda la historia. 278, para ser más exactos.

El trabajo se llama Porque hay cosas que nunca se olvida y he aquí el corto: