¿POR QUÉ REGRESA JACK BAUER?

Por Lea Ross (@LeandroRoss). Artículo publicado en Acceso Global.

¿Por qué regresa Jack Bauer?

La serie 24 ha sido el producto televisivo que mejor reflejó las vicisitudes y delirios dentro del consciente colectivo estadounidense. Las parábolas argumentales que ha tenido la tira en estas ocho temporadas han sido un reflejo de los vericuetos que ha emprendido el país del Tío Sam frente a un mundo globalmente cambiante. Y su prometida nueva temporada no sería la excepción.

24: Live Another Day Trailer

La cadena FOX ya fijó para el 5 de mayo el regreso de las aventuras de Jack Bauer, luego de ocho temporadas que concluyeron en 2010. La novedad es que ahora transcurrirá en la ciudad de Londres, durante un encuentro entre funcionarios de distintas naciones para debatir sobre el uso o no de drones para fines bélicos. Claro que el personaje que encarna Kiefer Sutherland está lejos de ser aquel que integraba la agencia secreta gubernamental CTU (Counter Terrorist Unit), por la sencilla razón de que la misma ha sido disuelta. Sin mencionar que ahora es un prófugo de la justicia internacional.

El ascenso de George W. Bush fue el descenso de las Torres Gemelas. Por primera vez, el suelo norteamericano fue atacado por una cultura ajena a la occidental. El ataque fraternal del 11-S llevó al límite de la impostura de la otredad. Allí entra en juego, en el mundo de la ficción, Jack Bauer, un agente federal de alto riesgo, con el pre-concepto de salvar al primer candidato afro-descendiente a la presidencia contra un grupo terrorista. Desde entonces, Jack ha recurrido a distintos métodos de tortura, desde los más profesionales hasta los más caseros, para obtener todo tipo de información que pueda evitar un próximo atentado. “El esquema argumental de 24 es una obra maestra del chantaje”, señala José Pablo Feinmann en su libro Filosofía política y poder mediático (2013). “El esquema-chantaje es devastador. Los guionistas son hábiles. Nada mejor para justificar la tortura de un hombre si con ella se salva a millones”.

Crédito Imagen: FOX

Por desgracia, para Jack, el protagonista de la serie es el héroe maldito: perdió a su esposa, tuvo que asesinar a sus propios amigos y acribilló a personas por encima de la ley. Sus decisiones, legítimas o no, lo convirtieron en un prófugo de la justicia de su tierra y también de otros países. Los tiempos han cambiado para Jack.

La caída de Bush hijo fue sacudida por la corrupción financiera, a partir del crack del Lehman Brothers, y la revelación de la cárcel de Guantánamo, en donde el propio presidente reconoció que se cometían atentados a losderechos humanos. El horror y la traición no necesitaban llegar de algún lugar extranjero. Se podían encontrar aquí, en la tierra del sueño americano.

Es así que Hollywood dejó de realizar filmes en donde el enemigo era un ser externo (terrorista). Ahora, el enemigo estaba adentro. El ejemplo más fresco es la última película del Capitán América, que todavía está en los cines. Incluso en una de las últimas temporadas de 24, el enemigo principal resultó ser el propio presidente de los EE.UU.

De hecho, La noche más oscura (Zero Dark Thirty, 2012), filme que reconstruye el operativo militar secreto que mató a Osama Bin Laden, refleja el cambio de táctica que realizó el personal de la CIA entre la gestión de Bush y la de Obama, luego de que la tortura fuera mal vista luego de Guantánamo y por los abusos perpetrados por los soldados norteamericanos en Irak.

La ganadora del Oscar, 12 años de esclavitud (12 years a slave, 2013), más allá de su mirada “blanca” sobre los negros, revela en el fondo un cuestionamiento a la tortura como herramienta política.

Irónicamente, por más que sepa conceptos básicos sobre el hackeo, Jack Bauer se convirtió en un anciano atrapado en un mundo moderno. La hiper-globalización llegó a un punto tal que lo ha superado, en un futuro donde se depara un posible quiebre al homo-dominio norteamericano y su posible reemplazo por los integrantes del BRICS.

Entonces, ¿por qué regresa Jack Bauer? Tal vez por el temor nortemericano de jamás recuperar una nueva década de oro. Solo el temor a un posible destino final para la potencia norteamericana podría darle la posibilidad de cargar una 9 milímetros y salvar nuevamente al presidente de un posible atentado o complot. El lugar de destino: Londres.

Anuncios

Elecciones 2013: El díalogo que destruye

Por Lea Ross (@LeandroRoss).

img_2502

Uno, asegura que somos Córdoba. La otra, pide que hablemos de Córdoba. Las contrapartidas entre cordobeses, expuestas entre estas dos figuras que disputan su espacio en la Cámara Nacional, conforman un panorama que termina derrumbando un acuerdo atrapado en algún momento pretérito.

Ni siquiera los escombros de la Casa de las Tejas nos recuerdan aquel momento en que el diálogo estaba presente. El emblemático hogar de ancianos, creada por la Fundación Evita, fue el escenario físico administrativo para ejercer el poder a nivel provincial. Pero las ilusiones metropolitanas que genera el marketing superan cualquier sentimiento hacia el general Perón. Para fines de 2010, a menos de un año de que se acercara las elecciones a gobernador, Juan Schiaretti no aceptaría terminar su mandato sin que sea recordado como un gran constructor, a costa de ser un gran destructor. La creación de un Nuevo Centro Cívico, con una estética posmodernista de prosperidad, era su afán máximo. Y más aún si beneficiara a la emblemática universidad de su provincia.

Pero el tiempo se le agotaba, así que tenía que hacerlo todo rápido. Para empezar, Electroingeniería, empresa que recibe y ha recibido beneficios por parte del delasotismo y el kirchnerismo, se encargaría de realizar la demoledora destrucción de las paredes. Como así también, la misma corporación se encargaría de construir el futuro panal deformado, ubicada entre las vías del tren Mitre y el Río Suquía. Pero el tiempo se agotaba. Así que Schiaretti ordenó el traslado de las oficinas, en ellas donde se delega el poder, para llevarlas directamente a las oficinas de Edisur, empresa referente de la especulación inmobiliaria. Ordenadores, papeles, personal… todos realizarían allí su jornada de trabajo hasta que se comience a funcionar el Nuevo Centro Cívico.

En aquel entonces, mientras la gobernación gastaba el doble por los traslados sin contar el alquiler de los espacios a Edisur, el Dr. Raúl Montenegro realizaba una denuncia penal, debido a que el proyecto destructivo se realizó sin la realización previa al estudio de impacto ambiental. Sin mencionar, la revelación periodística del volcamiento de los escombros a un costado de La Cañada, mediante maniobras de los camiones que ni siquiera se identificaban de la empresa a la que pertenecían.

Un negocio flojo de papeles, oscuros acuerdos apurados, números financieros poco claros. Todo esto, no pareció alterar a Carolina Scotto, bajo un contexto en donde el delasotismo y el kirchnerismo no estaban peleados. La destrucción de la Casa de las Tejas permitió la extensión de la avenida Chacabuco para luego continuar las obras con la realización del Parque de las Tejas. El negocio también le convenía la Universidad: un amplio espacio verde que la decoraría bajo el lema de una integración de la Casa de Trejo a la ciudad de Córdoba. “Con esta inauguración estamos uniendo a la ciudad de Córdoba con la Ciudad Universitaria, que hasta ahora estuvieron siempre separadas”, había declarado Schiaretti en mayo de 2011, durante la inauguración de la nueva extensión del boulevar, en plena Ciudad Universitaria. “Agradezco al gobernador haber tomado la valiente decisión política de impulsar esta obra de unir a la Universidad con el centro de la ciudad”, resaltó la recorta Scotto en esa misma noche.

Hoy, uno de los spots raperos de Scotto, la del “No es moco de pavo, date cuenta che”, denuncia la “valiente” decisión del Gobierno Provincial de haber gastado 2.000 millones de pesos en el Faro luminoso, la Nueva Terminal y el Nuevo Centro Cívico. Según la consultora CIPPES, el financiamiento para el Nuevo Centro Cívico, el Faro ¡y el Parque de las Tejas! (detalle que no cantaron los pibes de barrio) se consiguieron a partir de bonos, que pasarían a ser deuda provincial, cuya tasa de interés es del 12 por ciento anual en dólares. Es decir, una bonificación que genera a la provincia un crecimiento de deuda directamente proporcional a la subida a la moneda norteamericano, poniendo en riesgo un ahogo financiero.

Todo bajo el amparo de maniobras oscuras, acuerdos bajo la mesa e irregularidades expuestas a la vista de todos los cordobeses. Y, por supuesto, bajo el aval y las verdades a medias de dos candidatos que hoy se enemistaron.

Hablemos de Córdoba. Hablemos de lo qué.

Elecciones 2013: El correctivo en comechingonia

1382236_10202094567595269_1874463124_n

 

Por Lea Ross (@LeandroRoss).

Lo digo con todas las letras: me tienen harto con lo de Juan Cabandié. Me tienen harto. Ok, fue una mierda lo que hizo el pibe. Pero me tienen harto que todos y todas hablen del tema. Y no me refiero a los que lo comentan desde Buenos Aires, ya que se trata de un candidato de Buenos Aires y es diputado por Buenos Aires. Pero me tiene harto que el portal web de LaVoz.com lo haya puesto como la noticia principal durante varios minutos. También que muchxs oportunistas saquen jugo en esto por éstas tierras fértiles llamadas elecciones.

Y las elecciones son así. Son un subibaja. Aparecen temas nuevos, desaparecen, reflotan temas viejos, luego vuelven a desaparecer. Hoy en día, para cuestionar al kirchnerismo ya no recurrimos en juzgar a lo que podríamos llamar el Supuesto Modelo. Ahora, se hace a partir de un videíto que desmembrana el carácter de mierda que tiene Cabandié.

Quien les escribe esto ya sabía de ante mano que Juan Cabandié tenía una actitud de mierda. Y que a veces se aprovechaba de ser un hijo de desaparecidxs. Lo sabía desde el momento en que dijo, hace unos años atrás en 6-7-8, cuando afirmó que “el apropiador”, el que lo apropió a él, se sentiría orgulloso de las cosas que dicen Lanata y Tenembaum. Los panelistas del programa le respondieron con ojos saltones y los labios apretados.

De su carácter de mierda se sabía hace poco. En diciembre pasado, luego de una audiencia pública, el legislador Cabandié le calzó una piña a un vecino de la Villa 20 de Lugano, luego de que los habitantes de la misma expusieran su intervención en la sala, exponiendo su rechazo al famoso acuerdo inmobiliario K – PRO. Dicho paquete, incluyó el despojo de uno de los establecimientos del Borda, que terminó en la famosa represión violenta de éste año.

En esas cosas me gustaría discutir con Cabandié. Pero parece más loable, tanto para la izquierda como para la derecha, otorgar una imagen fuerte como el “correctivo” que un debate de ideas. Sobre todo en tierras porteño-centristas como las de Córdoba. 

El domingo pasado, Jorge Alexis Perdernera, vecino de la zona de Cooperativa Suquía, de 19 años de edad, murió en el hospital San Roque, fruto de un disparo policial. Quien gatilló el arma asesina fue el sargento Marcelo Luna. Según los familiares de Jorge, se trató de un caso de gatillo fácil, donde Luna le habría disparado por la espalda e incluso ya tirado en el piso. El sargento recibió un correctivo, pero permanece en libertad. Quizás, porque nadie subió el hecho a YouTube.

El “círculo rojo” de Monsanto

Nota que escribí para ECOS Córdoba, luego de la represión en Malvinas Argentinas.

monsanto (2)

 

Por Lea Ross (@LeandroRoss).

Dentro del bullicio periodístico, el término “círculo rojo” se expandió a partir de las declaraciones que hizo el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, en una entrevista a Perfil. Allí, mencionó la posible existencia de un grupo reducido de personas que pretenden proteger su figura dentro del panorama político. Debido a la difusa definición que otorgó el intendente de la Capital Federal, varios periodistas interpretaron que el “círculo rojo” es una conformación reducida de figuras claves dentro del campo económico, político, empresarial, mediático e intelectual, que tienen la finalidad de llevar al ex presidente de Boca Juniors como el firme ganador de las próximas elecciones presidenciales.

Más allá de que sea cierto o no, ésta definición resulta oportuna para definir aquellos que pretenden, desde la oscuridad, amparar ciertos modelos presentes que son bastante cuestionables. Resaltando esto: desde la oscuridad. Pero claro, a veces ocurren ciertos momentos en donde la propia oscuridad se ve obligada a prender la lámpara.

La represión del lunes pasado, ocurrida frente al predio de Monsanto en la localidad de Malvinas Argentinas, puso a la luz todo aquello que permanecía oculto. Mientras las cámaras registraban los momentos en donde la policía cordobesa reprimía a los manifestantes, la olla comenzaba a hervir.

Finalmente, con el desalojo frustrado y la multinacional anunciando un cese en la construcción hasta el viernes, la olla comenzó a silbar.

Y la olla se destapó.

Todos los conglomerados que conforman lo que sería el establishment empresarial de la provincia de Córdoba se expusieron a dar su postura. Curiosa decisión, ya que la clave de mantenerse en el poder es la oscuridad. Pero nadie preveía que un simple acampe convertiría todo en una situación incontrolable.

Es así que la organización empresarial denominada G-6, redactó un comunicado ofreciendo su apoyo a Monsanto. A pesar de la repercusión que hubo en los medios de comunicación masivos sobre semejante declaración, hay que decir que ECOS Córdoba ya había revelado el apoyo secreto que tiene la multinacional con los principales referentes del poder económico cordobés.

A mediados de éste año, el jefe de asuntos gubernamentales de Monsanto, Francisco Do Pico,reveló a éste portal quiénes eran los que ofrecieron su incondicional aporte solidario con el fin de instalarse en Malvinas Argentinas: “No te van a decir que apoyan a Monsanto, pero toda la industria de empresas de semilleras o biotecnologías se vienen desarrollando, desde hace un tiempo, con las universidades locales y también con las cámaras. Nos hicimos socios recientemente con la Unión Industrial de Córdoba y la Fundación Mediterránea. También hemos tenido reuniones con el Grupo de los Seis. Las seis cámaras empresariales de Córdoba, Bolsa de Comercio, Unión Industrial, Cámara de Comercio, Cámara de Comercio Exterior, Cámara de la Construcción y Fedecom (Federación de Comercio)”.

Tres meses después, el Grupo de Entidades Empresarias Córdoba G-6, publicó un comunicado relacionado con los sucesos ocurridos en la localidad de Malvinas. Allí “expresa su grave preocupación por los hechos de público conocimiento que le impiden a la empresa Monsanto continuar con su plan de obra que fuera debidamente aprobado por las autoridades competentes”.

“El G6 –continúa el comunicado- insta a las autoridades nacionales y provinciales efectúen todas las gestiones posibles y adopten las medidas necesarias para garantizar la libertad de trabajo dentro del marco de la Ley, dándole pronta resolución a esta situación que va en detrimento del derecho a trabajar y del desarrollo productivo y social de una región”.

Quienes lideran, con nombre y apellido, esta entidad conocida como el G-6 son los siguientes personajes:

Horacio Parga, presidente de la Bolsa de Comercio de Córdoba. Además es el director del Grupo Edisur, empresa desarrollista cuestionada por los acuerdos internos con el ex intendente Daniel Giacomino, durante su gestión como gobierno. Bajo el mega-plan “Concertación Pública-Privada”, tuvo su primer paso con el proyecto Manantiales, en donde a partir de un aporte de la compañía de 10 millones de pesos a la municipalidad, según constató Comercio y Justicia, Edisur se encargaría de lotear 160 hectáreas de countries en el suroeste de la ciudad para convertirlos en barrios abiertos. En este momento, el proyecto se está concretando a la mitad.

Sin embargo, el mega-plan de la “Concertación” en su conjunto quedó frenado por denuncias de corrupción.

Parga, además, es el vicepresidente de la Cámara Empresarial de Desarrollistas Urbanos de Córdoba (CEDUC), quien apoyó públicamente el plan actual del jefe municipal Ramón Mestre del llamado “Convenios Urbanísticos”. En ellas, se permitiría que las empresas desarrollistas puedan trabajar, sin interrupción de lo que dictan algunos reglamentos municipales en el tema del manejo del suelo. Tanto la concertación giacominista como los convenios mestristas son cuestionados por otorgar un cierto libertinaje a los especuladores, sin intervención estatal y sin tener presente la inclusión social.

Además, durante la última dictadura cívico-militar, Parga fue director de Adisa, Norte Argentino S.A. y agente de la Bolsa de Mercado de Valores de Buenos Aires.

Horacio Busso, presidente de la Cámara de Comercio de Córdoba. Es primo hermano del delasotista Sergio Busso, presidente titular del PJ cordobés. A fines del año pasado, la cámara encabezada por Horacio logró impedir la instalación de la feria de ropa El Progreso, que consistía en la venta de productos textiles y de vestimenta a precios accesibles para el público popular. En aquel entonces, Horacio había declarado que el evento, que se iba a instalar en Forja, “afecta la producción, afecta la industria, y afecta a la ciudadanía en general. Estamos hablando de mercadería de procedencia dudosa, y eso es complicado”.

El freno se logró mediante la sanción de la ley 10.076 que declara a la provincia “en situación de riesgo al sistema comercial” en un plazo de 180 días, realizada en agosto del año pasado. En ese plazo, que se supone que ya terminó, se ilegalizó la instalación de ferias o cualquier evento comercial de semejantes características como las de El Progreso. El Progreso iba a generar 2.000 puestos de trabajo, diez veces más que las que hay en la planta de Monsanto.

Además, Busso es el director de COTRECO, la empresa contratada por el intendente Mestre para la recolección de residuos en la zona sur de la ciudad capital. Con entrada a la ciudad sin licitación, y trabajando como tercerizada de la empresa Crese, sacando provecho de las oficinas y vehículos pertenecientes a la empresa estatal ya extinta, el negocio de la basura se volvió redondo para Horacio Busso.

Norberto Delfino, presidente de la Cámara de Comercio Exterior de Córdoba (CaCEC) y presidente del Servelec S.R.L., una empresa encargada de proveer elementos de alimentación eléctrica para venderlas a corporaciones nacionales o internacionales.

Mario Buttigliengo, presidente de la Cámara de Construcción de Córdoba, y presidente de la constructora Boetto y Buttigliengo. La compañía realizó varios trabajos de pavimentación durante la gestión de Juan Schiaretti como gobernador. También, de la construcción de viviendas en la ciudad de San Francisco, liderada por el ex competidor y ahora aliado de Schiaretti, Martín Llaryora.

La empresa es contratada no sólo por la Provincia, y por una docena de municipios y bancos, sino también por empresas como Petrobras, Minetti, Roggio, EPEC, YPF, Reagan, entre otros.

Rubén Matos, presidente de la Federación Comercial Córdoba. En mayo pasado, dejó explicito su apoyo al Plan Primer Paso, impulsada por el delasotismo. Asegura que muchos de los que recibieron el plan “han encontrado su primera oportunidad en la actividad comercial, donde incluso algunos continúan desempeñándose”.

Y finalmente, Ércole Felippa de la Unión Industrial de Córdoba. También es el dueño de la empresa de lácteos Manfrey.

Pero aquí no termina.

También se encuentran las empresas que integran y participan de todas éstas entidades.

En materia de construcción desarrollistas, podemos encontrar a un puñado de empresas que crecen exponencialmente. Además de la mencionada Edisur, también se encuentran: Grupo Dinosaurio, de Euclides Bugliotti, acusada de atemorizar a los vecinos de Villa la Maternidad para despojarlos de sus tierras y apropiarse de las mismas, en colaboración con el gobernador De la Sota; Euro Mayor, desarrollista que destruyó, el 15 de agosto de 2010, la emblemática Chimenea de la Cervecería Córdoba para desarrollar sus departamentos. Para lograrlo, tuvo que reprimir a los vecinos que se manifestaron allí; GNI, sospechada de amenazar a los vecinos de Barrio El Bordó, debido a que la villa está pegada al emprendimiento de Alto Panorama, quien además su titular, Roque Lenti, le anunció a La Voz del interior la “reubicación de viviendas” en la edición del 10 de octubre del año pasado; GAMA, sospechada junto con GNI de querer desalojar a los vecinos del Bordo y cuyo titular, Jorge Petrone, está en pleno juicio, acusado de usurpación y falsedad ideológica en el mega-juicio por las irregularidades en el Registro de Propiedad.

Mientras que en materia de industrias, los nombres se acrecientan. Entre ellos se pueden mencionar: Aceitera General Deheza, en estos momentos investigada de ser la responsable económica de las explosiones de la Universidad de Río Cuarto, ocurrida en el año 2007; Arcor, cuyo poder oligopólico en el mercado alimenticio es sindicada como uno de los responsables de la inflación; Cablevisión, sistema oligopólica de televisión por cable del Grupo Clarín, acusada por desobediencia a la Defensoría del Pueblo Bonaerense, como así también de restringir la entrada de otras señales por razones políticas; como así también, multinacionales del negocio automotriz como Fiat y Volkswagen.

Tal como lo había señalado Francisco Do Pico a ECOS, Monsanto además se hizo socia de la Fundación Mediterránea. De hecho, las mismas empresas que aparecen en la Unión industrial Córdoba, también aparecen en dicha fundación.

La fundación fue creada en 1977, bajo la guía teórica de Domingo Felipe Cavallo, luego de realizar sus estudios en Harvard. Allí, durante una ceremonia del 06 de julio, los presentes se prepararon para escuchar las palabras de Piero Astori, de construcciones Astori, para realizar la lectura del comunicado inaugural, frente a los presentes: “Señores, el 06 de Julio de este año, 404 aniversario de la Fundación de nuestra Ciudad de Córdoba, un grupo de empresarios de la Provincia ha constituido la Fundación Mediterránea. (…) Hemos vivido años de anarquía y destrucción. Hemos vivido al borde de la guerra civil y el colapso económico. Las Fuerzas Armadas asumieron la responsabilidad de la conducción de la Nación para salvaguardar la existencia misma de la patria. El gobierno ha convocado a la ciudadanía a participar en el Proceso de Reorganización Nacional mediante un diálogo constructivo. La decisión de formar la Fundación Mediterránea es nuestra contestación afirmativa a la convocatoria”.

Y los aplausos no cesaron.

Con sus recomendadas medidas basadas en la absoluta libertad de mercado, la Fundación Mediterránea ha continuado durante el menemismo y continúa hasta hoy. Con sus infaltables referente: Luis Pagani (Arcor), Martín Amengual (Regam), María Pía Astori, Sergio Roggio, y otros tantos.

El hecho de que varias empresas hayan dejado explícita su apoyo a la última dictadura militar, y con ello conseguir el amparo suficiente como para permanecer en el poder económico, y continuado durante el proceso de las privatizaciones, y que hasta el día de hoy no hayan ofrecido un arrepentimiento alguno, deja a las claras la presencia de dobles discursos.

Y más aún cuando el G-6 asegura buscar la “finalidad de alcanzar acuerdos que se conviertan en planes estratégicos de desarrollo para todas las fuerzas políticas, aun respetando las diferencias políticas, ideológicas, técnicas de cada uno de los diferentes partidos y sus programas de gobierno, estableciendo de esta manera un clima de respeto, tolerancia y comprensión cívica entre todos los involucrados en el compromiso conjunto”.

En definitiva, los nombres se repiten. Se repiten sin parar. Todos bajo el apoyo explícito de que Monsanto se instale en Malvinas.

Ya no son solo los principales referentes del poder político que encarnarían Daniel Arzani, intendente de Malvinas Argentinas; José Manuel De la Sota, gobernador de Córdoba;Cristina Fernández, presidenta de la Nación; y ahora también Ramón Mestre, intendente de la ciudad de Córdoba, que dejó explícito su rechazo al acampe por Cadena 3. Es también todo un círculo que se mantiene observando todo lo que ocurra dentro de la problemática non santa en Córdoba.

Sin embargo, la olla se destapó.

Por algo será.

Una polémica que cuelga sus estribos

(ECOS Córdoba) La ciudad de Córdoba permanece en vilo sobre la propuesta de secuestrar caballos a los carreros. ¿Iniciativa con “mirada social” o criminalización “indirecta” a la pobreza?

Carrero

Por Lea Ross (@LeandroRoss).

“Hubo un tiempo en la Argentina, en donde tener un caballo era algo sagrado. Un lujo al que casi únicamente los ricos podían acceder. Décadas después, parecería ser todo lo contrario. Tener un caballo es moneda corriente. Como si poseer un equino fuera lo mismo que tener un gato. Todos podemos tenerlo. 500 kilos, 1,75 en altura promedio y una fornida musculatura no hace la diferencia. Tener un caballo hoy es tan usual que su condición de ser parece perdida. Actualmente, en Argentina, como en otros países de Latinoamérica, tener un caballo pareciera haberse transformado en un objeto de uso o de descarte, que no siente, que no vive, que no existe”. Ésta introducción, leída por el actor Nicolás Pauls, se une con una serie de fotos de caballos maltratados, muertos o descuartizados. Luego, aparece una serie de palabras: “Barbarie”, “Esclavitud”, “Mafia”, “Clientelismo”. Y en el medio de esas palabras, tomas registradas de carreros en la calle. Así es el montaje de la versión corta del extendidísimo filme de seis horas (¡seis!) de la película Horses, cuyo título se tiñe de los colores de la bandera argentina. A pesar de ser una palabra en inglés.

La propuesta.

El martes pasado, la película de Juliana Rodríguez se proyectó, bajo una versión de dos horas, en el resto bar Bernardino para dar inicio a la presentación de una iniciativa: juntar 10 mil firmas para presentar un proyecto de ordenanza, al Consejo Deliberante, para prohibir la circulación de vehículos a tracción de sangre en la ciudad de Córdoba. “La idea es acabar con el trato al caballo como un objeto eterno a la esclavitud del Hombre”, puntualizó la Dra. Andrea Heredia de Olazaball en comunicación telefónica con ECOS Córdoba.

La abogada y docente es la presidenta de la Fundación Sin Estribo, institución que impulsa la propuesta. También cuenta con el apoyo de la Mesa de Proteccionistas de Córdoba, SUMA Córdoba, S.O.S.: Animalitos en Riesgo y la Sala de Derecho Animal del Colegio de Abogados de Córdoba.

La recolección de firmas apunta al apoyo de un proyecto redactado por la propia Heredia de Olazaball, junto con otras colegas, donde se explicita el modo de frenar la circulación de los carros impulsados por los caballos. Se trataría de una prohibición progresiva, “desde el microcentro hacia los barrios o zonas aledañas”, para que al cabo de 360 días pasados, luego de su aprobación, llegue a su ilegalización definitiva (Art. 2). Durante ese período anual, se llevarían a cabo un programa para definir las zonas de eliminación progresiva, en donde un grupo de “inspectores” deben advertirles a los carreros la pronta prohibición de dicha circulación; un programa de educación, para concientizar a los que manejan alguno de esos vehículos; y un programa de cesión voluntaria, para que los carrreros puedan ofrecer su carro y caballo, y cambiarlos por una bicicleta o motocicleta.

En su artículo 8, se asegura que los niños no podrán conducir ésta clase de carro y que el incumplimiento a esta norma, recibirá como castigo el secuestro del vehículo y el animal.

Además, el proyecto sostiene que la autoridad de aplicación debe estar a cargo de la Secretaría de Ambiente de la Municipalidad. La bióloga Diana Raab, ex directora municipal de prevención y gestión ambiental de la ciudad, remarca que “todo lo que es circulación es de la Secretaría de Transporte, no de Ambiente”. “La municipalidad no tiene una estructura para esto. Tiene experiencia en la incautación de motocicletas y depositarlos en galpones. Pero acá estamos hablando de caballos. No existe un personal especializado en veterinaria en la Municipalidad para semejante cuidado”.

Heredia de Olazaball niega que la Municipalidad no pueda hacerse cargo, como así también asegura que hay especialistas que puedan tratar éste cuidado, y resalta que en el proyecto se le otorga participación a las ONGs registradas. Otro punto: si bien en el artículo 2 habla que la prohibición progresiva llegará “hasta alcanzar todo la superficie del ejido urbano municipal”, Raab resalta que en el artículo 1 no remarca la diferencia entre zona urbana y rural, habla de “todo el ejido de la ciudad”. Es decir, correría el riesgo de abarcar el cinturón verde y demás regiones rurales.

Finalmente, el proyecto asegura que los únicos caballos que podrán circular en la ciudad son los de la policía montada y los que participan en actividades folclóricas, deportivas o culturales.

En definitiva, el proyecto apuntaría a tres cuestiones: acabar con el maltrato animal, otorgar seguridad en el tránsito, ofrecer mejores condiciones laborales y acabar con la explotación infantil.

El trato al maltrato.

Desde la Antigua Grecia que ha habido disputas filosóficas sobre los derechos de los animales bajo el amparo de la ley. Incluso en la Edad Media, los animales eran juzgados, bajo la acusación de haber perpetrado un determinado crimen. Así, un chancho era condenado a la tortura por haber asesinado a una menor de edad. Pero la idea de plantear el maltrato animal como un crimen penal surgió hace muy poco, a mediados del siglo XIX, cuando un grupo de filántropos ingleses crearon en 1824 la Sociedad Real para la Prevención de la Crueldad contra los Animales. Aplicaron 63 infracciones en ese mismo año y en 1840 la reina Victoria los oficializó como Real Sociedad. Así, la iniciativa se expandió en el mundo en forma tan veloz como el avance de las locomotoras de aquel entonces.

En la Argentina de 1954, se promulgaría la actual Ley Nacional de Protección de Animales (14.346), vulgarmente llamada “Ley Sarmiento”, en honor al cariño que tenía “el padre del aula” por los bichitos. La Ley Sarmiento es el recurso legal que recurre la fundación a la hora de defender los caballos.

La Ley Sarmiento es la herramienta legal más importante, utilizada por los proteccionistas. A partir de ella, se permite la denuncia contra el maltrato animal. En éste caso, el maltrato a los caballos en la calle.

Purrucú Andrada es el presidente de la cooperativa de carreros y recicladores La Esperanza. Padre de familia, 46 años de edad, vive en Villa La Lonja y asegura que habita en una casa hecha de adobe. Al consultarlo sobre éste tema, lo primero que dice lo pronuncia con cierta seguridad: “Estamos en contra del maltrato animal”. Sin embargo, de parte de quien lidera la fundación, asegura que “no conoce del tema de los caballos, ni de la pobreza. A mí no me conoce como para decir que yo maltrato a los animales”.

Y continúa Andrada, refiriéndose a la presidenta de Sin Estribo: “No me parece mal la iniciativa, pero hay otras cosas de maltrato que debería ver. Hay más chicos muertos que caballos muertos. Mi nieto murió por neumococo”.

La cooperativa se creó hace tres años. Hace tiempo que vienen realizando intervenciones frente a la Municipalidad en reclamo de mejores condiciones de vida. Incluso, durante el debate por la privatización de la empresa estatal de recolección de residuos, Crese, el grupo presentó al intendente una alternativa basada en la formación de un circuito de reciclaje, con participación de los carreros.

La relación entre la cooperativa y la fundación ha sido muy conflictiva. De hecho, en mayo de este año, La Esperanza denunció que Sin Estribo incautó una serie de caballos, pertenecientes a la cooperativa. Según Andrada, Sin Estribo se llevó cuarenta caballos. De esos 40, quince fueron devueltos. Heredia de Olazaball niega ese número, acusó a Andrada de “violento” y asegura que hay otra cuestión detrás.

“Detrás de todo esto hay un negocio, que yo no tengo ningún problema en hablarlo”, enfatiza la abogada, como si se tratará de un tema delicado.

– ¿Cuál es ese negocio?

– El negocio de la venta ilegal de animales. ¿De dónde crees que saca a los animales los carreros? Son todos robados. Detrás está el negocio de los animales, el negocio de la basura. ¿Vos sabías que en Córdoba hay 110 basurales a cielo abierto ilegales?

La doctora asegura que en ese negocio no sólo estarían participando los cartoneros, sino también una empresa -“que no voy a decir el nombre”, aclara- en donde se gana un total de 50 pesos por kilo de basura, otorgados por la municipalidad, y que luego tiran la basura en aquellos terrenos ilegales. “¿Te imaginas los millones de pesos que hay detrás de éste negocio?”.

Incluso sostiene la teoría que parte del tráfico de drogas estaría dentro del circuito de los carreros.

Criminalización “indirecta”.

En abril de éste año, el abogado Sergio Job, integrante del grupo de investigación Llano en Llamas, especialistas en conflictos sociales, escribió un artículo denominado “Criminalización indirecta de la pobreza”. Asegura que, como así hay leyes que fueron promulgadas para que el Estado pueda avanzar contra las clases sociales más pobres (como el cuestionado Código de Faltas, acusada por avalar detenciones arbitrarias por parte de la policía) o contra las movilizaciones sociales (la ley nacional anti-terrorista); también existen leyes que proclaman tener un afán altruista y progresista, pero que debido a la vaguedad de los términos en sus textos, en la práctica no se diferencian de las leyes clásicas de criminalización mencionadas. Entre ellos, la Ley Sarmiento.

Según el abogado, la definición de “maltrato”, dentro de dicha ley, se especifica de manera vaga. Sobre la tracción a sangre animal, la ley asegura que un ejemplo de maltrato es “emplear animales en el tiro de vehículos que excedan notoriamente sus fuerzas” (Art. 2, inc. 6). “Esta clase de definición legal y su falta de reglamentación, desembocan en una carencia absoluta de criterios objetivos que determinen qué peso es ‘notoriamente excesivo para las fuerzas del animal’, y de este modo sumergen a la ley y su aplicación en un terreno absolutamente discrecional”, asegura Job. “Esta discrecionalidad es la que permite que algunas organizaciones que dicen ser ‘protectoras de animales’, junto al (llamativamente) solícito accionar policial, salgan en una caza desenfrenada de carreros por las calles cordobesas”. El modus operandi inicial de la Fundación Sin Estribo se radica en la recolección de datos otorgados por las comisarías para determinar la cantidad de casos y denuncias presentadas por el maltrato hacia los caballos, para luego recurrir a las fuerzas policiales para llevar a cabo el secuestro de los equinos.

Continúa Job: “Resulta curioso que ninguna de esas organizaciones ‘proteccionistas’ decida denunciar el negocio del Turf, ni los caballos de polo, ni los de salto, ni los de paso, ni los de la policía montada, etc., y concentren su accionar justamente en el único sector social que utiliza los caballos para llevar el pan a su hogar y no como divertimento”.

Finalmente, en materia jurídica, asegura que la ley “se desliza hacia una peligrosa pendiente de inconstitucionalidad, dando prioridad a la protección del animal (supuesta e indeterminadamente maltratado) por encima de otros bienes jurídicos protegidos con jerarquía constitucional, como el derecho a ejercer toda industria lícita, el de circulación libre, de propiedad, la prioridad del interés superior del niño o niña, debido proceso (toda vez que se procede siempre al secuestro del caballo como medida ‘preventiva’ sin nunca llegar a investigar ni demostrar las circunstancias del hecho, ni el dolo del autor); y principios básicos del derecho como el de proporcionalidad, seguridad jurídica o principio de inocencia”.

Al ser consultado, por el presente cronista, sobre la iniciativa actual de Sin Estribo, Sergio Job sentenció: “Detrás de esa iniciativa, se esconde el discurso de lo más fascista que a uno se le pueda ocurrir. Racista y discriminatorio. Acá lo que hay no es una defensa de los animales, porque si no tendrían que luchar contra Monsanto, ya que el modelo sojero corre las fronteras agro-ganaderas y deja a la fauna local sin un lugar a donde vivir. Y en lugar de hacer eso se empeñan en hacer una cacería de brujas contra los carreros, o sea los que están en el sector más golpeado por el sistema económico y por el sistema de gobierno que tenemos”.

El presidente de La Esperanza asegura que la iniciativa de Sin Estribo es parecida a la movida social realizada por Juan Carlos Blumberg: “Al hijo de Blumberg lo mató un delincuente y después de eso vienen a buscar a todos los pobres”. La presidenta de Sin Estribo asegura que el proyecto no pretende criminalizar a la pobreza, “es una ridiculez” sentenció, y que en realidad se trata de una iniciativa con “mirada social” al obligar al Estado amparar a los trabajadores carreros y a los menores de edad.

Los apoyos.

En el momento en que se publica ésta nota, ya se habrán juntado cuatro mil firmas. La iniciativa ha sido repudiada no solo por la cooperativa La Esperanza, sino también por el Movimiento Nacional de Trabajadores Cartoneros y Recicladores Carreros en Córdoba, la Cooperativa Reciclado e Inclusión y Carreros Unidos. Heredia de Olazaball asegura que, en realidad, dichas organizaciones no son organizaciones sindicales ni representan a todos los carreros.

Desde su cuenta en Facebook, Sin Estribo asegura que “las instituciones están respaldando nuestro justo reclamo: jefe de bomberos de la Provincia de Córdoba, jefe de Brigada de Materiales Peligrosos, Jefe del Aeropuerto Córdoba y otros jefes de la policía de más alto rango; titulares de cátedra de la Facultad de Derecho de la UNC, profesores, alumnos, autoridades de la Cámara de Comercio y empresarios”. Al consultar a Heredia de Olazaball sobre que “empresarios” apoyan la iniciativa, ella aclara que se trata de empresarios particulares, no de empresas. Pero se niega a detallar los nombres. “Con los nombres de las 10.000 firmas es más que suficiente”.

Chivo expiatorio.

También hay que decir que la fundación está atenta a forjar el primer juicio penal en Córdoba por incumplimiento a la Ley Sarmiento. Se trata de un carrero, acusado de maltratar a una yegua en plena vía pública. La Ley Sarmiento estipula una condena de entre 15 días y un año en prisión. Sin Estribo espera que esto marque un antecedente.

Como cierre, sería útil recurrir a las palabras de Eugenio Zaffaroni, transcriptas en su libro La Pachamama y el humano, en donde asegura que “el poder punitivo del estado moderno no es más que una forma de canalizar la venganza que se racionaliza de muchas maneras y, de ese modo, impedir que se produzca una violencia difusa en la sociedad que, cuando no se canaliza de ese modo, deriva contra un grupo al que se convierte en chivo expiatorio y acaba en una masacre, genocidio o crimen en masa”.

Y cierra Zaffaroni: “Hoy, los animales no son aptos como chivos expiatorios del poder punitivo, sino los humanos inferiores y salvajes, los negros y los latinos de la USA y los inmigrantes en casi toda Europa”.

Elecciones 2013: La escalinata de la muerte

cintermex-escalera

Por Lea Ross (@LeandroRoss).

La idea es inspirada en un invento que realizaron la dupla Tenembaum y Zlotogwiazda, cuando estaban en el cable. Consistía en que en el cierre de cada entrevista en estudio, al entrevistado se le proponía realizar un juego. El juego consistía en lo siguiente: el invitado recibía el nombre de los cinco presidentes en democracia de aquel entonces: Alfonsín, Menem, De la Rúa, Duhalde y Kirchner. La idea era acomodar esos nombres en forma vertical. El que se encontraba en lo alto de la columna, sería considerado por el invitado como el mejor presidente que hubo en democracia. Y el que estaba en la base: el peor de todos. Y los tres restantes, se ordenaban jerárquicamente.

Esa actividad lúdica a veces puede incomodar. A veces, preferís que tal personaje estuviera un poco más alto, o más abajo. O te lleva a la irrefrenable verdad, que es averiguar cuál de todos te copa.

O quizás no, y resulta que uno lo acomoda sin problema.

De cualquier manera, en ésta épocas de elecciones, donde se disputan más individualidades que equipos o listas, se me ocurrió trasladar esa iniciativa creativa a los cabecillas candidatxs legislativxs. O sea, ordenar por preferencia aquellos que están en éste cardumen de pujas por ocupar una banca en diputados.

Pienso que es un excelente método para averiguar, de parte de periodistas, comunicadores, activistas, empresarios, oportunistas, garcas, gente de arriba, gente de abajo, sus respectivas posiciones con respecto a éste panorama.

Simplemente, propongo que todo el mundo haga ésta iniciativa, sin miedo ni nada. No pasa nada.

He aquí mi lista propia.

  1. Liliana Olivero (Frente de Izquierda y de los Trabajadores).
  2. Carolina Scotto (Frente para la Victoria).
  3. Ernesto Martínez (Frente Progresista Cívico y Social).
  4. Roberto Cucui (Coalición Cívica – ARI).
  5. Olga Riutort (Vecinalismo Independiente).
  6. Héctor Baldassi (Unión PRO).
  7. María Rosa Marcone de Pagano (Encuentro Vecinal).
  8. Juan Schiaretti (Unión por Córdoba).
  9. Oscar Aguad (Unión Cívica Radical).

Por supuesto que habrá algún que otro a decir “todos son iguales” o “voto solamente ese nombre y el resto es una porquería”. Por parte de aquellos que contestan eso, sólo puedo decir una cosa: no la tenés tan grande.

Cuando la acreditación, se toma en serio

El Consejo Superior de la UNC permanece tomada por parte de 200 estudiantes universitarios. La acreditación a la facultad de Psicología, y el rol de la Ley de Educación Superior, en disputa.

Foto 434

Por Lea Ross (@LeandroRoss).

Al caer la noche, alrededor de doscientos estudiantes universitarios, algunos militantes de organizaciones, mientras que el resto: auto-convocados; realizan una asamblea dentro del establecimiento del Consejo Superior. La entrada trasera del edificio permanece custodiada por los jóvenes. La actividad asamblearia se realiza en discusión. Y en plena penumbra: se cortó la luz eléctrica. Alguien de afuera lo habrá hecho, con mucha intencionalidad.

La Facultad de Psicología, de la Universidad Nacional de Córdoba, es una institución que sobrelleva sus complejidades. Fue una de las principales impulsoras para que la universidad rechazará los fondos de la minera La Alumbrera, cuestionada por sus actividades mega-mineras. Pero también, lleva desde hace tres años, el proceso de acreditación por parte del ente central de la cuestionada Ley de Educación Superior, aprobada durante la mitad del periodo presidencial de Carlos Saúl Menem. Durante su debate y promulgación, se emergió un duro cuestionamiento estudiantil al considerar dicha ley como mercantilizadora.

Yo soy de Psicología -señala Nicolás Sánchez- y estamos acá en particular por la acreditación de nuestra facultad… que acaban de acreditarla en nuestra cara” -se corrige. La Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CoNEAU) es un organismo que, entre otras funciones, consiste en la acreditación de carreras universitarias, con el fin de “contribuir al mejoramiento de la educación universitaria”. Se auto-proclama como “descentralizado”, pero que a la vez “funciona en jurisdicción del Ministerio de Educación de la Nación”, a pesar de que la autonomía universitaria es uno de los pilares de la Reforma de 1918.

Desde el año 2010, la carrera de Psicología viene desarrollando el proceso de acreditación. Ayer por la tarde, y a pesar de la toma, terminó de concretarse.

Según la página web de la CoNEAU, “en tanto que en otros países se extienden sistemas de evaluación y acreditación de carácter voluntario (que profundizan las diferencias entre instituciones, puesto que se presentan las ya consolidadas), la obligatoriedad en el nuestro permite que el acceso al reconocimiento académico sea posible para todas las instituciones, carreras de grado y posgrado, docentes, estudiantes y graduados”.

Nuestro reclamo tiene que ver que ver con que nosotros no estamos de acuerdo al modo en que esas evaluaciones se llevan a cabo”, apunta Nicolás. En abril de este año, un grupo de estudiantes de Psicología, al enterarse que el Consejo Directivo de su facultad planeaba cerrar la acreditación, con el apoyo posterior del Consejo Superior, empezaron a investigar sobre el tema. De allí, se organizaron en asambleas. Luego, la Asamblea de Psicología atrajo la atención del sector más movilizado de la Ciudad Universitaria, y logró que se movilizara la Asamblea de Interfacultades. “Nosotros creemos que un agente externo, que está designado principalmente por el poder político y conformado en una cuarta parte por representantes de las universidades, no es adecuado”. La CoNEAU se conforma de doce miembros: la mitad más uno son seleccionados por los poderes de turno (Ministerio de Educación, Cámara de Senadores y Cámara de Diputados), y sólo tres por el Consejo Interuniversitario Nacional, donde participan los rectores de distintos establecimientos universitarios. “Y por otra parte ubica a las facultades en una situación de ahogo presupuestario: las carreras ven la necesidad de acreditar, porque de otro modo no reciben el presupuesto”.

Ya aprobada la acreditación por parte del Consejo Directivo de Psicología, faltaba el aval del Consejo Superior. Luego de dos o tres intentos frustrados, debido a la intervención de los estudiantes, el martes 13 sería la fecha donde se intentaría una vez más. No te cases, ni te embarques.

A las 13hs. de ese día, la Asamblea de Interfacultades se concentró frente al Consejo Superior para evitar su aprobación. A las 14:30hs., por la entrada interna, las fuerzas policiales intervinieron mediante el cierre de las puertas. Debido a que se trataba de una sesión pública, los estudiantes exigieron entrar. Luego de un forcejeo con la policía, se logró abrir la entrada. El consiliario estudiantil de Sudestada, Martín D’Andrea, recibió un puñetazo por parte de uno de los uniformados: “A mi, no me dejaron entrar, sabiendo que soy consiliario. Y concretamente un policía me pegó en la nariz. Nada grave, pero sí fue una agresión muy violenta”

El estudiantado se instaló frente a la puerta del recinto principal, a la espera de que llegaran los integrantes del Consejo para el debate. Pasarían tres horas.

A las 16:30hs., D’Andrea recibió una notificación, por parte de un enviado, en donde se le notifica que la sesión no se realizaría en el recinto, sino en Capilla de los Remedios, un predio perteneciente a la Facultad de Agronomía y que se encuentra en la región serrana de la provincia, a veinte minutos de la ciudad capital. Debido a esto, ya siendo las 17hs., los ánimos comenzaban a caldearse, y los convocados decidieron ingresar. No sin antes de enfrentarse con otros estudiantes, adherentes al oficialismo del rectorado, donde realizaron una pared humana. Sin embargo, el número los sobrepasó y los convocados entraron al recinto. Había comenzado la toma.

Un grupo minoritario de personas perteneciente a nuestra Casa de Estudios, así como también ajenas a ella, intentó impedir violentamente el funcionamiento de la sesión del Consejo Superior, produciendo destrozos de vidrios, de mobiliario y equipamiento técnico en la Sala de Sesiones, obligando a los integrantes de este cuerpo a reunirse en un espacio donde habitualmente no lo hace”, señala el comunicado lanzado por los integrantes mayoritarios del Consejo.

En aquel lugar, mientras se realizaba la toma, el Consejo otorgó el beneplácito a la acreditación completa a la carrera de Psicología. “Con la acreditación tendremos un problema menos”, aseguró la vicerectora Silvia Barei a Cba24n, quien lideró la sesión. “La carrera de Psicología, efectivamente, va a estar validada por el Ministerio. Sin esa validación, el título de Psicólogo no iba a servir. Ese es el primer obstáculo que hemos atravesado”.

Durante la sesión del consejo, participaron gran parte de los decanos, docentes y egresados de la misma, lo cual les otorgó quorum suficiente como para aprobar el proyecto. De parte de los estudiantes, se rehusaron a participar Sudestada, La Bisagra y Franja Morada.

Juan Almada, consiliario del movimeinto estudiantil La Bisagra, organización oficialista al rectorado, señaló a Ideas Casi Principales que la “CoNEAU de hoy no es la misma que la CoNEAU menemista”. “Si bien es cierto que proviene de la ley menemista, el proceso actual de evaluación y acreditación otorga una primera instancia de auto-evaluación por parte de la propia facultad”. El proceso en sí continúa con un acuerdo entre pares para luego decantar en la acreditación definitiva. A su vez, según La Bisagra, se considera positiva que el título de la carrera de Psicología sea declarada como de “interés público”, ya que “constituye un hecho que puede fortalecer institucional, académica, profesional y socialmente” a la disciplina. Según el artículo 43 de la Ley de Educación Superior, cuando una carrera sea declarada como tal, se ve obligada a acreditarse.

La Federación Universitaria de Córdoba (FUC) expresó su apoyo a la no acreditación de la CoNEAU, en vista del movimiento surgido en Psicología. Para Almada, se trata de un doble discurso por parte de la agrupación quien la dirige, Franja Morada, debido a la participación que tuvieron frente a la promulgación de la ley a mediados de los ’90. “Es un discurso oportunista que incentiva la desestabilización”, aseguró.

Por su parte, Lucrecia Medina, presidenta del centro de estudiantes de Psicología y militante de Movimiento Sur, reforzó la teoría que tanto la CoNEAU como la Ley de Educación Superior incentivan la mercantilziación de la educación. “Venimos luchando también contra la cuestión del cupo en la Facultad de Medicina. Y uno observa que con ello se oculta todo un negociado para los que no puedan entrar tengan que ir a una carrera privada. Y eso se vio con la llegada de la nueva universidad privada de medicina”. Se refiere al Instituto de Ciencias Biomédicas, que funcionará el próximo año, manejada por el Hospital Privado y el Instituto universitario Ferreyra. Además, Medicina se encuentra acreditada por la CoNEAU y es una de las carreras con mayor cantidad de posgrados, cuyos costos se vuelven inaccesibles para muchos estudiantes.

La voluntad del oficialismo es seguir acreditando las carreras de grado y posgrado”, sentencia D’Andrea. “Porque te dicen que eso es lo que dice la ley. Los títulos antes eran validados por la universidad, no hacía falta que venga CoNEAU. Los que egresan de Ciencias Exactas de la UBA, que no acreditó, siguen teniendo posibilidades de entrar al campo laboral”.

No sólo queremos que se debata, sino también que se paren las acreditaciones en la medida que no se debaten y en la medida en que nosotros (los estudiantes) no podamos tener una participación real en el modo en que éstas evaluaciones se llevan a cabo”, apuntó Sánchez.

En estos momentos, los estudiantes permanecen en la toma de la UNC. Además de la FUC, cuenta con el apoyo de las Federaciones de La Plata, Rosario, Comahue y la secretaría general de Mar del Plata. También, de una docena de centros de estudiantes de distintas universidades. Y también de distintas organizaciones sociales y políticas.

La noche ya se vuelve más fría. Sin servicio de energía eléctrica, resta por esperar la puesta del sol. En ese recinto, la educación se lo toma en serio.